CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

10.5 millones de votos en el buche

Los pillos y sus asociados del narco-régimen de Miraflores le están subiendo muchísimo al dramatismo político. Ahora, inspirados en la vena poética de la finada doña Delia Fiallo, sus cubanos les componen un nuevo culebrón.

Criminalizan, persiguen y hacen presos a varios «mariocorinos» por todo el país. Un nuevo e imaginario atentado en contra de Maduro, Freddy Bernal y hasta contra el Gato Félix dispara las alertas de la solidaridad automática entre los bolivarianos del siglo XXI. Unidos en los guisos, el vicio y la destrucción del país, están siempre junticos en las “amenazas”.

Así, Jorge Rodríguez jura sobre el alma inmortal de sus hijos que más nunca se dejará engañar por los falsos compromisos a que llegaron con él los pazguatos en Barbados. Por supuesto omite que Gerardo Blyde y sus enanos únicamente hacen y dicen por lo que el régimen les paga para que digan, hagan y jodan.

En otra escena de la misma novela, María Corina y el resto de la oposición alerta al mundo, junto con el mismísimo Departamento de Estado de Estados Unidos, que también hace el “papelón” en este relajo, que el régimen está en desespero. Que se retira hacia adelante. Que teme una hemorragia electoral de votos en contra. Que los podrían sacar a punta de votos, inclusive, tal y como esos facinerosos tienen su trampa-jaula del CNE.

En este caso también parece que ignoran que don Elvis Amoroso, capo del CNE, ya tiene los 10.5 millones de votos y votantes a favor de Maduro. Votos que sacó de la nada el 3 de diciembre y que a nadie del otro lado pareció importarle. Del otro lado está la corrupta y prostituta Plataforma Unitaria, organizadora de las primarias.

En la siguiente escena aparece Diosdado. Se hace el silencio. Se jurunga su barba de candado, que le aumenta su aspecto de coño e’ madre, y suelta lo que a nadie parece gustarle: con Departamento de Estado, con o sin la Comunidad Europea, junto con todos los Ángeles, Arcángeles y Serafines del Último Piso, María Corina no será rehabilitada ni para lanzarse como reina de feria en ningún pueblo o caserío de Venezuela.

O sea, el clímax del capítulo de la noche: ese es el “hasta el final” tan anunciado por María Corina. ¡Por favor! En serio, estos desdichados sin talento, ¿realmente se creen que los venezolanos somos estúpidos?

Allá con sus míseros arreglos de novela barata de televisión en blanco y negro. Todos sabemos que todo, pero todo esto “nuevo”, es otra vez un mal montaje muchas veces repetido por el régimen, y secundado por su oposición segundona para ni encarar, ni enfrentar, ni muchos menos resolver lo que realmente es importante en Venezuela y es vital para los venezolanos.

Salarios y pensiones en dólares indexados. Servicios públicos, luz eléctrica, agua, que saquen al país del colapso en que viven millones y millones de venezolanos. Devolución inmediata de la calidad de vida arrebatada al hombre y a la mujer de a pie del país, desde hace muchísimos años atrás.

Porque lo demás es Radio Caracas Televisión, Venevisión, «Sábado Sensacional» y el bloque de novelas o “dramáticos” de las 9 de la noche.

Porque ni Venezuela ni su gente en todos lados tenemos ni tiempo, ni paciencia para ponernos delante del televisor a mirar más agarrones de ficción entre los miembros de esta mala compañía de actores devaluados de siempre.

Por eso Venezuela: ¡no te sigas dejando joder!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba