La Columna de Pablo Medina

Agujero negro

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

El sucio mundo de la supuesta revolución bolivariana es todo un AGUJERO NEGRO. Cualquier cosa que se acerque a Miraflores es succionada y enviada a una realidad fea, chueca, pero siempre en la acera de lo malo, del delito.

Se ha despertado un gran interés por el destino final de la inmensa cantidad de dinero que genera la producción petrolera que se extrae en la Plataforma Deltana. Un negocio que, desde sus orígenes, “supuestamente” debió repartirse y compartirse entre PDVSA y Trinidad y Tobago.

La verdad es que poco importa si la petrolera venezolana está activa o no en las operaciones de extracción de ese crudo. De hecho, tampoco importa al final que no haga nada, como seguramente es el caso. Venezuela sigue siendo dueña, por mitad, de los gigantescos yacimientos que explota a toda máquina la empresa British Petroleum (BP) para Trinidad y Tobago.

Entonces, ¿dónde termina ese dineral? ¿En las cuentas de la PDVSA que dejó Rafael Ramírez destruida y quebrada? ¿En los bolsillotes de Diosdado, de Maduro y de otros tantos enchufadísimos? ¿En el monedero de Cilia o de la hija de Chávez, la que se hizo billonaria vendiendo de puerta en puerta productos de Avon?

¡El gobierno de Trinidad y Tobago seguramente sí que lo sabe! Está clarito, por eso es tan amigo del gobierno de Caracas; balacea como les da la gana a los venezolanos que huyen hacia su territorio, y les importa un carajo la suerte que corran nuestras mujeres y nuestros jóvenes que viven en su país. ¡Ellos están arreglados con la dictadura!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: