El Fogón de la Editora

AHORA «EL POLLO» ES MALO

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Para Jorge Rodríguez, uno de los hombres fuertes y principalísimos capos que controlan a la pobre Venezuela, el general Carvajal es un delincuente. Tan malo y tan pillo, que la justicia de Estados Unidos debe entregárselo a la justicia de Venezuela para que pague por todos sus crímenes allá.

Por cierto, el general Carvajal, un importantísimo personaje que inició al país en el narcotráfico de estado por instrucciones de Hugo Chávez, hasta hace unos pocos años tenía, como dije, a los hermanitos Rodríguez.

Recuerdo cuando hicieron preso al “Pollo” Carvajal en Curazao por órdenes de la Interpol y de la DEA. En esa oportunidad los hermanitos miseria gritaban como locas la condición diplomática con que viajaba el generalote, que debía ser respetada por el gobierno de las Antillas Neerlandesas.

Ya sabemos el final de ese capítulo de la historia sinfín de Hugo Carvajal: Holanda no aguantó las amenazas de pararle la Refinería Islas que le hiciera el régimen, y dejó a la Justicia norteamericana y a Donald Trump vestidos y alborotados, mientras «El Pollo» era devuelto a Caracas.

Carvajal desapareció un buen día y reapareció en un “piso” en Madrid, viviendo a todo trapo. Lo demás es noticia. La justicia norteamericana lleva más de un año jalando a los tribunales españoles para que se lo entreguen, para finalmente procesarlo por narcotráfico. La mismísima suerte que habría corrido su jefe, Hugo Chávez, si Estados Unidos le hubiesen logrado echar el guante.

Ahora, con la típica velocidad con que giran todas las cosas chuecas de la política y con los políticos bolivarianos, Jorge Rodríguez dice que la honrada y honorable justicia de Venezuela tiene cuentas pendientes que cobrarle a Carvajal.

Ahora «El Pollo” ya no es diplomático. Ya dejó de ser la mano derecha del sinvergüenza de Hugo Chávez para traficar estupefacientes con los diferentes frentes y guerrillas de Colombia. Ahora es solo un delincuente. Y, ahora, lo quieren extraditar.

Ya sabemos que por motivos diferentes, los Rodríguez y el régimen de Caracas reclaman a Estados Unidos al colombiano Alex Saab, testaferro de las Cajas CLAP y gran brujo del lavado de dólares sucios de las drogas y de la corrupción del régimen de Miraflores.

Ahora el primero, «El Pollo», es malo; y el segundo, Alex Saab, es bueno. Para las bandas de rufianes del régimen de Venezuela, Saab es solo un diplomático de carrera que hace apenas hace dos semanas fue quien hizo la Primera Comunión.

Como son las cosas en esta Norteamérica del presidente Joe Biden, todo lo que pide por esa boquita Maduro y su petróleo le es concedido. Ojalá y no volvamos a tener que ver el mismo capítulo de esta novela repetida.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba