El Fogón de la Editora

AL ESTILO DE UN LIBRETO DE DELIA FIALLO

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Como en el teatro, el cine o en la televisión, cuando los actores y las actrices están en escena, y así lo exige el libreto, son capaces entre ellos de decirse las peores impertinencias, los más feos insultos. Se aman, se odian, se pelean y luego se reconcilian. Pero, eso sí, como el slogan de la vieja «Radio Rochela»: “Nada en serio, todo en broma”.

Después de la grabación salen todos juntos a tomarse un cafecito y a hablar mal del gobierno; como hacen los buenos amigos. Pues igualito está el Departamento de Estado de este país con la dictadura de Nicolás Maduro.

Entonces uno escucha a míster Blinken o a cualquiera de sus voceros amenazar con apretarle las tuercas al colombiano. Lo acusan de no cumplir con su palabra, ni de ser un “demócrata” serio.

Que si no habilitó a los inhabilitados. Que si no abre el tarjetón para poner a la señora filósofa por María Corina. Que si entonces la dictadura es quien escoge finalmente a quien o a quienes serán sus contrincantes de mentiritas. En fin: ¡toda una miniserie!

Pero, a todas estas, la CHEVRON sigue desempeñando magníficamente su papel como la nueva PDVSA; solo que ahora sí es verdad que no es de todos, como mentía Rafael Ramírez. Y, de paso, nuevas corporaciones norteamericanas se arreglan con el régimen de Caracas para la recuperación de pozos abandonados en el estado Monagas y volverlos a poner en producción, para que el régimen se coja cada vez más petróleo de los venezolanos.

Yo me imagino, digo yo, que esas “cositas”, así como la candidatura de consenso del doctor Edmundo González, son parte integral del libreto de “hasta el final” que escribió María Corina Machado. ¿Verdad?

A todo evento, el país en donde quedaron nuestras familias y amigos, ese que no tiene nada que ver con los actores y saltimbanquis de la feria electoral del 28 de julio, está siendo en este mismo momento devorado por una feroz inflación. Los apagones ya forman, desgraciadamente, parte de la vida sin luz del país oscuro. El agua continúa sin llegar a millones de familias venezolanas. Los salarios y las pensiones se mantiene en bolívares, con los cuales se compran cada vez menos cosas en el mercado, por más estancado que esté el tipo de cambio.

Pero eso sí: el régimen convoca a marchas en contra del imperialismo con el cual juega y se roba, junto con él, lo que es del pueblo venezolano, y eso a nadie parece importarle un pepino. Es que el país de unos cuantos parece vivir dentro de un libreto de doña Delia Fiallo.

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad de la escritora

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba