CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Al mártir Vasco da Costa

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

A VASCO DA COSTA lo torturaron y lo golpearon muchas veces en los pavorosos calabozos e infiernos del régimen de Caracas, pero jamás lo quebraron. A punta de sadismo de estado lo convirtieron en un amasijo de carne, pero no pudieron con él.

VASCO DA COSTA resultó ser la Venezuela buena. El país con ganas infinitas e irreductibles de ser libre. La materia con que están hechos los verdaderos héroes venezolanos en todas nuestras épocas.

El régimen cobarde y asesino que saquea a Venezuela se ensañó con VASCO DA COSTA, con la misma rabiosa intensidad que lleva a cabo el robo de todos los recursos y de la vida de nuestra gente, en todo nuestro país. Sin piedad, con una saña que estos asesinos han aprendido de gentes de afuera, una maquinaria de horror, robo a gran escala y muerte controla hoy a Venezuela. Ese aparato del mal es el mismo que llevó a VASCO DA COSTA a la muerte por tantos golpes, por tantos maltratos, por tanta saña.

Su delito en contra del régimen que regenta Maduro fue decir la verdad. Hablar de fraude electoral, promover la abstención, para evitar otra vez el engaño colectivo que empuja siempre la oposición comprada por el régimen. Lo mismo que la defensa de los cientos de presos de conciencia y desaparecidos de estado que lleva a cuestas la dictadura de Caracas.

Los captores, los asesinos de VASCO DA COSTA han demostrado una y mil veces ser unos cobardes genocidas de un pueblo inocente y desarmado. ¡No tienen perdón!

La biblia afirma: “la venganza es mía, dice el señor”. Un día, cuando menos se espere, Venezuela se multiplicará en miles, en millones de VASCO DA ACOSTA y empujaremos a sus asesinos del país. Porque, lo único que es eterno en las pesadillas políticas, como la que atraviesa Venezuela, es la gloria que encarnan los hombres y mujeres como VASCO DA COSTA con su ejemplo de valor y valentía para cambiar las cosas. Nuestro mensaje de condolencia a su familia y a los integrantes del Nacionalismo Dorado. ¡Descansa en paz, amigo mío!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba