CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Algo que valga la pena

Yo creo que la solución del tremendo pasticho en que se ha convertido Venezuela, no pasa por la renovación o no del contrato como saqueador de la nación que se le otorgó a Juan Guaidó. Este muchacho del carajo más que solución, se convirtió, junto con el resto de su pandilla, en otro problema más para el país.

Tampoco me creo las soluciones de México, que solo solucionan los bolsillos a unos pocos. Ni en el nuevo afecto que le profesa la administración Biden/Harris al usurpador Maduro. Como tampoco me trago solución alguna derivada del certamen de popularidad de la oposición, ni de las venideras elecciones presidenciales; ambos comicios con resultados ya cantados.

Y no me creo ninguna de estas pazguatadas porque en Venezuela el problema, en este momento, no es de naturaleza política. De hecho, resultarían de gran ayuda que todos esos tercios que dicen ser políticos se montaran a evitar la extinción de los venezolanos trabajadores y pensionados del país. Pero eso no es posible, considerando la baja profundidad humana y pobre el compromiso social de todos esos bandidos.

Aunque, en honor a la verdad, la actitud de estos fulanos se puede comprender perfectamente, si sabemos que el régimen les tiene tapada la boca con contratos, negocios y regalos para que no les dé por meterse en camisa de once varas.

Lo que necesita urgentemente el venezolano, como una transfusión salvadora de sangre buena, es que todos los sueldos y las pensiones del país sean dolarizadas e indexadas al tipo errático del cambio entre el bolívar y el dólar.

Que cese el castigo sobre todo el pueblo trabajador y pensionado de nuestro país, que se ve obligado a pagar todo lo que compra en dólares, recibiendo solo bolívares maltrechos y nunca suficientes.

Venezuela no está ni para entender ni tampoco para resignarse a vivir de esta miserable manera. Este desastre lo montó un régimen criminal e inepto. Pero déjense de vainas pajaritos de la posición: tampoco ustedes han hecho nada que valga la pena por Venezuela o por los venezolanos en los últimos 24 años, que no sea jugar a decir que los rojos-rojitos se vayan. Porque no han pintado una sola pared. El mismo negociador estrella con que se pasean por medio mundo, no hizo nada como alcalde de Baruta tras cuatro años de gestión. ¡Tampoco ustedes tienen algo que enseñar!

Es la hora de Venezuela y de los venezolanos golpeados por la pobreza. Si quieren hacer algo útil, algo digno, empujen por la indexación y dolarización de todos los sueldos y las pensiones del país. ¡Hagan algo que valga la pena!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba