CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Allá los espera el difunto

Todo indica que es verdad que El Aissami no estaba muerto, ni escondido en ninguna casa secreta en Caracas. El más exitoso cripto-pillo del régimen lleva meses dándose la gran vida en Qatar. Inclusive algunas personas, que saben más que yo de inteligencia, contrainteligencia y de las marramuncias que despliegan a diario los pajarracos del G2 cubano en Venezuela, aseguran que todavía se encuentra en Doha, capital del emirato de los mil y un guisos.

Un poco de inteligencia artificial, maquillaje, montaje y mucho internet le facilitan a El Aissami seguir de parranda y a la vez ser vitrina para el parapeto de la justicia bolivariana.

Nadie realmente se puede creer que a ese señor alguien se atrevería a tan siquiera despeinarlo. Con lo buen amigo que es de los iraníes, condueños de Venezuela, hasta su peluquero debe andarse con mucho cuidado cuando usa las tijeras.

Así todo Maduro, en otro de sus tantos arranques de cinismo, le dice al país que por la reimposición de las no-sé-sabe-cuáles sanciones del gobierno federal norteamericano sobre el petróleo que explota y comercializa fundamentalmente la empresa americana Chevron, no se pueden ni subir, ni mucho menos dolarizar los sueldos y las pensiones en Venezuela.

Total, quien ahora carga con la culpa de los sueldos y pensiones de hambre que reciben los venezolanos que no están enchufados es el señor Joe Biden. ¡Ni más ni menos!

Lo cual es una mentira tamaño familiar. No dolarizan los ingresos en Venezuela porque son ellos, miserables tramposos, quienes controlan junto con sus testaferros y los arrastrados de la cúpula de FEDECÁMARAS lo poco que queda en pie del extinto aparato de producción nacional que ha sobrevivido a ellos mismos. Y no quieren, bajo ningún pretexto, que se le altere su estructura de costos laborales pagados en bolívares de mala muerte.

Además, de tener algo de cierto esa mentira, ¿por qué no salen al rescate de los más de 20 millones de dólares que se robaron con la trama de PDVSA-El Aissami?

¡Todavía creen que los venezolanos somos pendejos!

Lástima que la payasada de las elecciones de comiquitas de siempre trate de cubrir con su manto de reales fáciles, el drama de los trabajadores y pensionados en Venezuela.

Para todos esos bufones de la oposición arreglada con el régimen, también debe haber una buena paila en el infierno. Allá los espera el difunto…

Por eso: Venezuela: ¡no te sigas dejando joder! ¡Vamos a ponerle fin a esta VAINA!

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad del escritor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba