El Fogón de la Editora

AMÉRICA VOLVERÁ A SONREÍR

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Tras alzarse con unos números muy pero muy dudosos en las elecciones presidenciales de 2020 en contra de Donald Trump, el Partido Demócrata en Estados Unidos y su candidato a la Oficina Oval se creyeron que podían también pintar a este Gran País de rojo-rojito. Y los Estados Unidos de Norteamérica viven y vivirán por siempre en una democracia de verdad-verdad. No hay forma de que nunca en este país le metan a la gente gato por libre de manera indefinida.

Joe Biden, y buena parte de su partido, llevan dos años dedicados ininterrumpidamente enredando cada vez más a esta nación con asuntos que ni le importan, ni tampoco le quitan el sueño a las grandes mayorías en América.

Por ejemplo, para Norteamérica el asunto del aborto es un clavo pasado hace años. Lo mismo que lo de la inclusión de las minorías, que también lleva mucho tiempo andando en la mente colectiva nacional y en las leyes tanto locales como federales que la garantizan. En cuanto al sórdido asunto de la transexualidad y de la aceptación de todos aquellos individuos que exigen ser tratados como gatos, como canguros o como ellos se sientan que creen ser, no da para interesar ni mucho menos para ocupar a la primera potencia del planeta Tierra solo en esas pazguatadas.

En los Estados Unidos de Norteamérica no funciona ni funcionará la creación de un gran debate nacional sobre el asunto de ponerle o dejar sin plumas al símbolo del águila calva nacional.

Eso funciona en Venezuela, un país descarada y abiertamente manejado por malandros y saqueadores, con una increíblemente gran cantidad de leyes que no se respetan, y cuyos hombres públicos nunca han dado cuenta alguna al país que llevan años saqueando.

La Norteamérica de Joe Biden, junto con la parte del Partido Demócrata que le acompaña, ni puede, ni tampoco tiene con qué echar a perder a esta Gran Nación. Hoy América es pesimista y ve incierto su futuro. Pero la recesión tan obstinadamente no declarada ni intervenida por esta Administración, no será para siempre. Como un mal sueño, todo pasará. Seguro que el rostro de millones de norteamericanos volverá a sonreír luego de conocerse los resultados de las elecciones del martes 08.

Y todo con el favor de Dios y con la ayuda de Donald Trump regresará al lugar de donde nunca debió de haber salido.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba