CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

¡Arriba Venezuela!

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

Resulta que Nicolás Maduro forma una pataleta callejera, con el cuento de pedir la devolución del avión venezolano-iraní detenido en Argentina. Un aparato inmovilizado en el aeropuerto de Ezeiza, por órdenes de un tribunal de la Florida, vinculado con actividades de terrorismo internacional.

No caigamos en tonterías. Lo que realmente está sucediendo, y a plena luz del día, es que estamos presenciando la primera respuesta del narcorégimen de Caracas a una escalada de protestas antigubernamentales de calle, en donde la dictadura está comenzando a jugar obligada; haciendo todo el ruido que pueda hacer para tratar de equilibrar los pesos políticos de un país que se encuentra en crisis crónica.

Porque, en realidad, nadie en el mundo les va a creer a estos ladrones que tengan algún respeto, y mucho menos alguna preocupación por lo ajeno. El solo argumento del régimen que habla de “un secuestro arbitrario de la propiedad de un país”, cuando hace referencia al avión, lo que da es risa.

Poca vergüenza y mucha cara dura es lo que hay que tener, para que a estos facinerosos les dé por pedir lo que le negaron a Franklin Brito, que lo llevó a la tumba. Ese total y completo irrespeto por el derecho a la propiedad privada es lo que les ha permitido cogerse por las malas todas las fábricas, comercios, haciendas en producción, casas y edificios que les ha dado la gana de robarse a lo largo y ancho de toda Venezuela, por más de 23 años ininterrumpidos.

En esa misma lógica absurda, lo que le falta a Maduro sería ponerse a reclamar por la incautación de un alijo de heroína sorprendido en alta mar, “propiedad” del Cartel de los Soles, patrimonio de la revolución bolivariana.

Las cosas son como son: en Venezuela lo que tiene peso político real en este momento consiste en la protesta ciudadana y gremial por los salarios, por la falta de electricidad, de gas y por la recuperación de la calidad de vida del venezolano, que hoy es una verdadera y completa desgracia nacional.

Si la oposición prometió a la dictadura allá en México esconder la papa caliente de un país que echa chispas hasta el momento de la farsa electoral de 2024, le va a quedar muy mal a quienes los ponen en los buenos negocios.

Porque Venezuela está por su cuenta, ¡ARRIBA VENEZUELA!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba