Opinión

Ayer resistencia estudiantil, hoy exilio forzado

William Jiménez Gaviria / Venezuela RED Informativa.us

El 19 de febrero de 2014, es una fecha imborrable para los activistas en Derechos Humanos, para la Universidad de Carabobo y lamentable para la familia y sus compañeros de muchas Batallas, es un pasado con secuelas, pero jamás en el olvido, ese día las fuerzas del orden público ciegan los sueños y la vida de la activista Geraldine Moreno.

Entre sus compañeros, especialmente Johannes Alexander Amaya Sánchez, hoy ingeniero egresado de la Universidad de Carabobo, testigo de los hechos, quedan esos sentimientos que mueven el alma, nunca imagino que un cacerolazo enfrentaría la acción de los proyectiles de la Guardia Nacional Bolivariana, siempre activo en las protestas desde el recinto académico, fue un año intenso de múltiples manifestaciones en Venezuela, luego de este mortal incidente, la inteligencia política del régimen Madurista desata una búsqueda de los líderes estudiantiles, Johannes Amaya huye y se refugia en la residencia de su pareja en el estado Anzoátegui, junto con Marcelys Isabel González Narváez, con quien contraen nupcias, a la vez ingeniero egresado de la Universidad de Oriente, se unen a la Resistencia Estudiantil, ambos conectados e identificados con firmes ideales libertarios, protagonizan intensos eventos de protestas públicas, durante lo qué fue el año 2017, se integraron a lucha contra el régimen comunista.

Lamentablemente los órganos de inteligencia asedian su residencia, el alcalde Nelson Moreno ordena a su policía municipal, integrar el dispositivo de búsqueda para pretender secuestrarlos, esta situación forzó nuevamente la huida ante el inminente peligro, huyen con dirección al estado Portuguesa. allí permanecen por un determinado tiempo, estos jóvenes creen estar alejados del peligro, sucesivamente en fecha 19 de diciembre de 2021, en un control de la Guardia Nacional en la carretera troncal Santa Teresa, son abordados por varios efectivos militares, les exigen sus identificaciones, y aparecen en una lista como objetivos políticos, son extorsionados bajo amenazas a ser torturados y entregados a la DGCIM, por lo que son despojados de las divisas en dinero que disponían.

Logran huir de su patria el día 15 de julio de 2023, con sentimientos a flor de piel, porque no sabrán cuando volverán a reencontrarse con sus seres queridos y demás amistades, lo importante es que están alejados del peligro de la amenaza comunista que restringe las libertades fundamentales en Venezuela, lo cierto es que la situación para Johannes Alexander Amaya Sánchez y su esposa Marcelys Isabel González Narváez, es sumamente complicada para su seguridad personal, y aún más, por los riegos a sus integridades físicas en el supuesto de ser privados de libertad por las fuerzan del Régimen, un sistema cuyos actores políticos están bajo investigación de la Fiscalía de la Corte Penal Internacional por Crimines de lesa humanidad.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba