CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Balance 2023

2023 termina con la muñeca desteñida de Cilia, compañera del Superbigote en sus fechorías. El país en total falla: electricidad, agua, vialidad, sueldos y pensiones en bolívares. Docenas de presos políticos que no tienen valor como rehenes para intercambiar por maleantes como Alex Saab o los narcosobrinos del dictador colombiano.

Con la Zona en Reclamación del Esequibo otra vez enterrada debajo del Laudo Arbitral de París de 1899. Un millón menos de hectáreas de país que pasan a los bolsillos de los iraníes, rusos e ingleses. Y cubanos, rusos, chinos y árabes por todos lados, con sus múltiples esposas disfrazadas de fantasmas.

Una candidata de la oposición en proceso de rehabilitación, que asegura que llegará hasta el final, sea lo que sea y que ella entiende por eso.

Un Departamento de Estado más amigo del régimen de Caracas que nunca, aunque asegure que todo lo que hace a favor de Maduro y de sus rufianes en materia de sanciones y devolución de convictos es por nuestro bien. Que es lo que nos «conviene». Que el tiempo les dará la razón. Y que hay que confiar en el Tío Sam de san Joe Biden, que es quien está arreglado con la CHEVRON y con la EXXONMOBIL que están saqueando por encargo del NARCO-RÉGIMEN a todos los venezolanos.

El año se va nuevamente en negativo. Mucho Maduro, mucho Diosdado y mucho Padrino. Mucha inflación. Pocos trabajos. Muchos venezolanos retenidos en los confines de Centroamérica sin que alguien vea por ellos. Mucha Venezuela de tiempo perdido, mientras nos hacemos más viejos y más esclavos y sometidos a las peores potencias del planeta Tierra que hacen con todos nosotros y con el país lo que les da la gana a los mafiosos que controlan el poder. Eso sí: con sus payasos de la oposición que no lavan, pero se roban la batea.

Oye Venezuela, que 2024 se convierta en un año tan difícil, tan enredado y tan complicado para el régimen, los farsantes de la oposición y todos las garrapatas gobierneras. Que 2024 sea un verdadero caos e infierno sobre la Tierra para todos aquellos que aporrean a Venezuela y a sus venezolanos, estén donde estén.

Y para la Venezuela buena, para la Venezuela grande, para la Venezuela que desea ardientemente de verdad-verdad un cambio, que cada vez se acerque más el momento de ajustar las cuentas con todos los rufianes que nos atormentan.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba