Cuando el Río Suena

Barinas los tiene locos

Glenda Romero / Venezuela RED Informativa.us

Los jerarcas del régimen se saben perdidos en la tierra natal del Comandante de ellos, los números no los favorecen y andan por toda esa tierra con la barbarie suelta como en la narrativa de Gallegos, la violencia, el atraso la burla a la civilidad como en los tiempos de Doña Bárbara, es decir en 1929.

O sea,  los llanos barineses, siendo la cuna del ilustre transformador del bolivarianismo no han avanzado en casi un siglo, tanto, que ni la  luz eléctrica funciona con normalidad, ni hablar de Internet. Allí no hay empleo, ni salarios dignos, los niños y jóvenes crecen sin escuela y pare usted de contar.

El Plan República, por ejemplo está impidiendo en estas elecciones, la entrada de los observadores de la Asamblea de Educación a la instalación de las mesas; alegan  órdenes superiores. ¿Órdenes del CNE, de Padrino, de Maduro, de quién?

La militarización se ha desplegado por toda la entidad y el plan república está trabajando estrictamente para garantizar el triunfo del candidato oficialista. Atropellos, abuso y terror, para sembrar miedo. Las calles supermilitarizadas, tanquetas y armas de todo tipo y de paso la odiosa práctica de la amenaza de los grupos irregulares  armados, con  la advertencia además de que quien no vote por el candidato del régimen,  se atenga a las consecuencias, porque el voto será asistido por personeros chavistas. En Barinas hay mucha delincuencia con poder real, pero aún así mucho pueblo se atreve a rechazarlos.

La cúpula está desesperada  y llena de miedo. Están soltando dólares, electrodomésticos, viviendas, mercados y hasta cemento para construir. Están haciendo espionaje del bueno y para eso les sobra infraestructura para perseguir y chantajear a los barineses, en medio de la hambruna que tiene casi 8 años en Venezuela.

Es que Barinas es emblemática, es muy importante, reconocer la  derrota allí es aceptar que el chavismo se está rajando y que la tortilla se les volteó, están muy perturbados; irónicamente  ahora es el pueblo quien los tiene locos a ellos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: