El Fogón de la Editora

BONOS MANCHADOS

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED informativa.us

Todos las estrategias y los esfuerzos que una vez fueron implementados por la administración de Donald Trump para meter en cintura a la dictadura en Venezuela, todas las acciones desplegadas acá en América y a todo lo largo y ancho de la zona de influencia de Estados Unidos, todo sin excepción ha sido destruido a punta de patadas por la administración del presidente Joe Biden y su errático Departamento de Estado.

Quizás una de las más infames medidas de esa carpeta de complacencias al régimen corrupto de Caracas consiste en la autorización por parte de la actual administración federal de despenalizar y permitir nuevamente la libre circulación en las bolsas norteamericanas de los Bonos Chatarra de PDVSA.

Por años estos títulos de deuda fueron utilizados como caja chica por el mafioso de Hugo Chávez y sus secuaces. Los bonos PDVSA resultaron ser una potente blanqueadora de dinero sucio, usados para lavar carretadas de fondos públicos robados a toda Venezuela.

Si a la gente decente de Norteamérica, a los venezolanos de bien, a la Resistencia venezolana y a la América Latina hermanada en los padecimientos de Venezuela se le fue el alma al suelo cuando la administración Biden/Harris le devolvió a Maduro delincuentes, narcotraficantes procesados e individuos responsables directos de haber conspirado en contra de Estados Unidos, si cuando todos pudimos presenciar cómo el gobierno de este país se dejó extorsionar por la banda de criminales que controla a Venezuela por muchos barriles de petróleo barato; ahora, con el inicio de la liberalización de activos a nombre de la república que les regresan a los bichos de Caracas, le ofrecen a la dictadura venezolana una aun mayor capacidad de hacer dinero a manos llenas.

Cientos de miles de millones de dólares en papeles impagables y que jamás podrán ser redimidos, al menos por dinero, vuelven a estar en manos de los delincuentes del chavismo y de sus cómplices. Títulos de deuda de una empresa, PDVSA, que, al menos en la práctica está totalmente quebrada y sus funciones hoy en día son llevadas a cabo por la empresa CHEVRON, por encargo de la dictadura.

La empresa CHEVRON, plenamente autorizada por el Departamento de Estado de Estados Unidos, es la que en estos tiempos lleva a cabo y es responsable de todos procesos de extracción, producción y venta de los hidrocarburos que el régimen de Venezuela le roba a los venezolanos.

¡Es decir, CHEVRON es cómplice activa del saqueo de todo un país! Por eso, para nosotros, el fin último de la autorización para la recirculación de los Bonos Chatarra PDVSA no puede ser otro que algo torcido e inmoral que se está cocinando desde algunas oficinas en Wall Street y el Departamento del Tesoro. Quisiéramos estar equivocados.

No se puede olvidar que esos títulos valores no son otra cosa que dinero de monopolio, o dinero Confederado, como decimos acá.

Detrás de la nueva puesta en funcionamiento de esos papeles, con toda seguridad se esconde un plan sucio y sórdido para darle aun más utilidad a esas acreencias manchadas.

¡Ya nos enteraremos!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba