La Columna de Pablo Medina

Buena estrella

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

¡Bien bueno, vale! Resulta que toda Venezuela la pasa sin electricidad por más de 16 horas diarias. Las hidroeléctricas están desaguadas; mientras que las termoeléctricas están sin combustible y chamuscadas. El cableado está podrido, sucio, viejo y obsoleto. Para rematar: ya no hay acerías ni altos hornos, ni fábricas de carros, ni industria pesada y están fuera del país casi ocho millones, que no prenden ni apagan las luces.

Y, de la poca energía que le queda al país, el régimen y sus enchufados se roban el 19%. Se tragan una cantidad descomunal de electricidad en sus granjas de minería de criptomonedas. Día y noche, sin parar. En ambientes refrigerados por toneladas y toneladas de aire acondicionado. Con millones de computadoras pegadas en producir dinero fácil por internet, se están llevando algo cercano a un cuarto de toda la producción eléctrica del resto de la Venezuela, que a estas alturas, ya vive a oscuras.

Lo cual no es un problema para Jorge Rodríguez o para su hermana la Fea. Ellos, y cientos más de capos del crimen en Venezuela, cuentan con plantas de electricidad en sus casas, abundante combustible y atención VIP.

La vida para todos estos rufianes es bella. Pero para el resto de la Venezuela bajo secuestro por ellos no. La revolución de los “iguales” del siglo XXI cuenta con venezolanos que viven a oscuras y con muy pocos que cuentan con una BUENA ESTRELLA.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: