El Fogón de la Editora

BUSINESS ARE BUSINESS

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Según la administración Biden, al régimen de Maduro hay que jalarle las orejas. Muy por el contrario para Maduro y sus enanos, Norteamérica se ensaña en contra de un gobierno legítimo que, supuestamente, hace feliz al pueblo de Venezuela con la desgracia que le gobierna.

Así, para mediar en el asunto, el departamento del Tesoro de Estados Unidos, por instrucciones del Departamento de Estado, dice no otorgar más licencias y ni permisos para hacer negocios con los hidrocarburos de Venezuela. Cierra la taquilla hasta que se verifiquen elecciones libres y justas, María Corina sea electoralmente rehabilitada y los venezolanos todos tengan otra vez luz en sus casas.

Pero, siempre hay un pero con esta gente, en cambio el Departamento de Estado concede permiso a varias compañías de origen francés que llevan a cabo servicios de mejoramiento de pozos y transporte de crudo en Venezuela para la nueva PDVSA, o sea, para la poderosa Chevron.

No hay duda de ningún tipo: petróleo abundante, con facilidades de todo tipo y muy barato, mata DD.HH., elecciones como sea y cualquier otro embuste que la administración Biden pretenda pasarle al mundo y a aquellos que queremos ver una Venezuela libre y a los venezolanos viviendo como seres humanos dignos.

Es muy importante nunca olvidar. Recuerden: cada barril o metro cúbico de gas que le producen las grandes empresas al régimen de Caracas, representa un inmundo universo de posibilidades ilimitadas para esos delincuentes. Significa también el mantenimiento y la permanencia sostenida de un régimen que hace mucho daño a la gente. Que es potencialmente peligroso para el Hemisferio Occidental y, por sobre todas las razones, hace al pueblo de Venezuela cada vez más desvalido ante sus cada vez más poderosos opresores.

Por cierto, para no quedar mal con quienes me leen: ¿Recuerdan el cuento reciente de la camioneta blanca con placas diplomáticas procedente de Colombia, detenida por la guardia nacional en la frontera del Estado Táchira, cargada con muchísimas panelas de marihuana y cocaína?

Bueno, nunca existió. Jamás ocurrió un suceso de esa naturaleza. Los videos que tomaron los “alegres” guardias tampoco existieron. Lo curioso de todo ese “inexistente asunto” es que todos los tontos vestidos de verde oliva que hacían fiesta de la detención de la camioneta con placas diplomáticas y la captura del alijo, han ido a parar a la Autopista Regional del Centro con el encargo de matraquear a los camioneros que llevan las verduras para Caracas.

¿Se comprende lo que trato de decir? ¿O hace falta, como siempre dice mi hermano Pablo, que lo ponga en plastilina? ¡Por favor!

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad de la escritora

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba