El Fogón de la Editora

CALMA Y CORDURA

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Ochenta y ocho años después, cuando el Nicolás Maduro del general Juan Vicente Gómez, Eleazar López Contreras, heredó el coroto, repetía como loro aquello de “Calma y cordura”.

O sea, que nos aguantásemos. La idea consistía en tomarse las cosas de a poquito. Más paciencia, luego de 27 años de presos en La Rotunda, en los Castillos, de persecuciones y asesinatos de La Sagrada y del robo de todas las riquezas nacionales protagonizada por «El Benemérito» y sus secuaces.

Hoy, en pleno siglo XXI a María Corina no se le ocurre otra que soltar un “nuevo” grito de batalla: “Serenidad y firmeza”. Mija, ¿será que tú también te crees que el venezolano todavía es gafo?

En 1936 Venezuela tenía una tasa de analfabetismo que superaba el 85%. La gente usaba alpargatas y pelo e’ guama. No había luz eléctrica en casi ningún lado del país y las mujeres iban al río a lavar la ropa y a buscar agua para sus casas. Por eso es por lo que el país se moría a pedazos, no crecía y las familias tenían 14 muchachos con la esperanza de que le llegaran a adultos tres, de tanta malaria, disentería y otras pestes que asolaban a Venezuela.

Pero ya no. Ya la gente ni dentro ni fuera de Venezuela se puede ni tragar, ni creer, ni esperar a que el infierno cambie de sucursal, mientras tú sacas un eslogan político de las páginas de un libro de Historia de Cuarto Año de bachillerato que le funcione al venezolano.

¡Te falta historia! Aunque me caigan encima los venezolanos «mariocorinos» que están en Florida. Revisa ese capítulo del general López Contreras. A quien tienes que imitar es a Jóvito Villalva y a los estudiantes de esa época.

¡Saca a la gente a la calle, chica! Haz el intento, aunque sea. Que el país y el mundo te lo agradecerán. Hay que ser y parecer como la mujer del César. Ya que levantas las banderas del cambio para el país, pregunto entonces: ¿Con las mismas fábulas de Eleazar López Contreras de hace casi 100 años?

Quien diga ser líder, que ejerza el liderazgo en un pobre país partido por tantas mentiras y tantas complicidades. ¡Quien pueda, quien tenga la posibilidad de hacer algo de verdad por Venezuela, que lo haga!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba