CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Candidatos, ¡por Dios acompañen a la gente!

Bien tonto quien se quiera creer que en Venezuela solo están sucediendo eventos electorales o políticos. Que el régimen de Miraflores está solo pendiente de aplicar una de secuestros de estado a unos pocos y judicializaciones a otros muchos, mientras “arregla” unas justas y libres elecciones presidenciales. ¡Sí Luis!

Porque la única verdad es que el país se está cayendo a pedazos sin luz en las casas, sin agua en las tuberías, sin empleos de ningún tipo; ni muchísimo menos posibilidad alguna de progreso personal, sino para pocos, para poquísimos.

¡La Venezuela buena y chévere es solo y exclusivamente para enchufados! Hoy por hoy la política en Venezuela es un cha-cha-cha interminable. Un día María Corina “va” para las elecciones y dos días después la quieren hacer presa. Salen y salen candidatos presidenciales de cualquier albañal todos los días para enfrentar «democráticamente» a Maduro, como si eso fuera posible. Medio mundo está lanzado. Ahora resulta que la democracia roja-rojita da para la variedad y para mucho más. ¡Qué maravilla!

La oposición ya no haya qué inventarse para seguir bailando pegada con la dictadura sin verse en el apuro de reclamar, mucho menos de pelear, por el derecho que tienen todos los venezolanos a una vida de calidad. Con salarios y pensiones en dólares, con una cesta básica más cerca de la gente, con niños regresando a las escuelas. Simple: ¡con más y mejor vida!

Seguimos igual que ayer y lo mismo que siempre: Venezuela y los venezolanos en la cola, en la cocina del autobús de los politiqueros del país. Expertos en el engaño de decir que hacen, sin mover un dedo por la gente.

Las capas de cebolla que se inventan el régimen, sus cubanos y sus «asistontos» de la oposición ya no son capaces de esconder el deterioro en la vida del venezolano. Ya ni pueden entusiasmar ni a cuatro gatos, que inste a la gente a mirar para otro lado y se olvide de la vida de mierda que le toca llevar.

Solo una agenda de confrontación por el medio de la calle, que obligue a quienes dicen ser políticos en Venezuela a seguir las necesidades de la gente, es el único escape para recuperar a nuestro país hoy en ruinas.

Por eso Venezuela: ¡No te sigas dejando joder! ¡Vamos a ponerle fin a esta VAINA!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba