USA

Casi 30 mil venezolanos viven damnificados en la ciudad de Denver ante las inclemencias del invierno y cada día llegan más migrantes

Alexander Arredondo / Venezuela RED Informativa.us

La calle en el vecindario de Highland, en el noroeste de Denver, está totalmente irreconocible desde que llegaron casi 30.000 inmigrantes venezolanos durante 2023.

La ciudad está colapsada, las tiendas de campañas se extienden cada vez más y una de la más grande se encuentra afuera de uno de los cinco hoteles que el Departamento de Servicios Humanos de Denver está utilizando para albergar a 2.700 inmigrantes.

Durante las últimas semanas, el número de carpas aumentó abarcando un espacio importante de la calle y ocasionándoles a los carros dificultad para transitar.

Jenny Maris González, una de las migrantes venezolanas en Denver, explicó que después de la muerte de su esposo a causa del covid, decidió viajar a EE.UU. para salir adelante con sus 5 hijos.

Bajo un frío día de diciembre, la venezolana describió que cocina su comida en una parrilla en la calle, usa botas donadas y se calienta en una tienda de campaña afuera del Quality Inn (el hotel).

“Me dejó con cinco hijos y decidí migrar por un buen futuro, por mis hijos, por sus estudios”, dijo González en la puerta de su tienda.

Voluntarios de organizaciones sin fines de lucro colaboran con la comunidad venezolana, repartiendo comida y jarabe para la tos para niños; cuando llegan todos salen corriendo para buscar en cajas de cartón las prendas que les puedan servir.

Cocinan en las calles

La mayoría de las familias tiene habitaciones en el hotel, pero no se permiten alimentos perecederos por lo que salen a la calle a cocinar y a coincidir con los voluntarios que traen comida donada y otros artículos todos los días.

Algunos de los niños en el campamento asisten a escuelas cercanas.

En otras partes de la ciudad, los campamentos de inmigrantes también están creciendo.

Anteriormente a las familias se les permitía permanecer en los hoteles durante 37 días, y cuando terminaba su estadía, algunas se mudaban a tiendas de campaña afuera. Sin embargo, la ciudad cambió su política el 17 de noviembre debido al clima frío y ahora permite que las familias se queden en los hoteles indefinidamente.

A los adultos solteros solo se les permite quedar en los hoteles 14 días antes de que se les acabe el tiempo.

Diariamente llegan autobuses llenos de migrantes venezolanos desde Texas.

Las autoridades estiman que a finales de esta semana el número de venezolanos en Denver alcance los 30.000.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba