CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Como La Vinotinto: Venezuela en positivo

Mientras que por más de 20 años Venezuela ha sido objeto de un profundo saqueo por quienes la jefean, junto con muchos de los enchufados del supuesto «otro lado», el venezolano como individuo ha crecido, ha evolucionado; el venezolano cada día es mejor.

Por eso es que hoy nos gastamos La Vinotinto que tenemos, que es capaz de fajarse en una cancha de fútbol con el equipo que sea y dejar la vida de cada uno de nuestros jugadores y de todo el equipo por lograr un gol.

Se han crecido los miles y miles de jóvenes y no tan jóvenes que se destacan como científicos en la NASA; en los más importantes laboratorios del mundo y hasta en el ciclotrón de Suiza, donde se acelera al átomo con fines de mejorar la vida en el planeta. En todos esos sitios, y en muchos más, cuentan con la presencia de científicos venezolanos de primera línea.

O, ¿por qué no? También los más de tres mil médicos venezolanos, formados todos en las Universidades Autónomas de la República, que hoy, ahorita mismo, son los responsables directos del mejoramiento de las condiciones sanitarias en Chile. En la música o en la extraordinaria gastronomía o en el trato personal los venezolanos llamamos la atención.

Y si continúo con la lista los canso con tantos y tantos venezolanos dando vueltas por el mundo, destacando como los primeros, como los mejores entre los mejores, en beneficio de la raza humana, el deporte y las ciencias. Todos ellos, Made In Venezuela. ¡Para nada «Hechos en Socialismo»! Más bien huidos, escapados del socialismo que los ha tratado de castrar y de convertir en imbéciles pegados a consignas estúpidas, sin ningún valor o contenido y a remuneraciones de semi-esclavitud.

Muy por el contrario de eso, para nada, fue lo que llegó por décadas de migración a Venezuela. Aquella Venezuela rica, desde la época de Medina Angarita y especialmente en el gobierno de Pérez Jiménez, hasta bien entrados los años 80, que se abrió de brazos a Raimundo y todo el mundo.

Allá nos llegó de todo, es verdad. Pero muy en especial pelabolas, miles de individuos sin formación, mucho menos universitaria, que cayeron andando en nuestro país para que los protegiéramos del genocidio, del hambre y de la miseria garantizada que era lo único que tenían por seguro en sus países de origen.

Venezuela no es ni Chávez, ni Maduro, ni los hermanitos Rodríguez, ni el Tren de Aragua; que viene a significar la misma cosa que los antes mencionados.

Venezuela es presencia buena, decente y talentosa, dentro y fuera de nuestro país. Venezuela también es rica en posibilidades ciertas de futuro fabuloso, sin esos delincuentes que hoy están pegados como garrapatas al poder en nuestro país.

El domingo 28 de este mismo mes se abre un nuevo capítulo para Venezuela y para los venezolanos de bien. Y ese capítulo aún está vacío. Nos toca a todos los venezolanos de buena voluntad escribirlo. Votar por Edmundo y salir a cobrar los votos que tantas y tantas veces le han robado mayoritariamente al venezolano; es la siguiente oportunidad del país grande para reconciliarse con el crecimiento y la prosperidad de los que están adentro y de aquellos que estamos lejos.

Es por eso Venezuela: ¡Vota por Edmundo el 28 de julio y sal a cobrar tu voto!

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad del escritor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba