CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Cómplices es poco

Yo, Pablo Medina, a todos ustedes, precandidatos del cogollo de la oposición, los acuso de ser chulos del régimen de Nicolás Maduro y del resto de la NARCOCRACIA en Venezuela.

No me importa un carajo cualquier arreglo que ustedes haya cuadrado a espaldas de todo un país hambreado; ni en México, ni en Oslo, ni en los pasillos del Departamento de Estado de este país.

Insisto: los acuso de vividores, de proxenetas de las mafias bolivarianas que están desangrando a mi país. Vendidos por negocios y dólares sucios de un país que está siendo repartido entre ejércitos de ocupación, como si Venezuela fuera un pedazo de jamón atrapado en una rebanadora de panadería.

Todos ustedes, precandidatos de la oposición pagada por el régimen, son también responsables directos del enorme mal que está soportando la nación y el territorio de Venezuela. Y no por omisión, ¡no, que va!, por acción directa en esta película de embustes que es lo electoral, montada para mantener vivito y coleando el régimen, aun cuando el colombiano se llegue a morir antes de 2024.

Que la agenda electoral de estos farsantes consista en el tipo de propiedad sobre el cual aspiran una vez que desparezca la CLEPTOCRACIA bolivariana, mientras la gente cobra sus salarios y pensiones en bolívares, pagando lo poquito que puede llegar a comprar sólo y nada más que en dólares, es ser maluco.

Que todos ellos le hagan el juego sucio al régimen y actúen como si no pasase nada en un país que está astillado en mil pedazos. Que poquísimas cosas funcionan. Que lo que funciona es administrado y saqueado por militares, cubanos, iraníes, chinos, rusos e ignorantes, se corta, coge candela, no tiene agua, ni prende un bombillo; son ganas de joder a todo un país.

A todos ustedes precandidatos a las primarias de la oposición, YO los acuso de traidores a la patria. Y les juro que iré junto con millones de venezolanos cansados de tanta mamaderita de gallo por ustedes; a pedir que la justicia los despache y que la historia del país los archive en la última gaveta del repudio y del olvido.

Todavía están a tiempo: hagan de la charada por la cual les han pagado para maquillar de democracia la próxima trampa electoral del régimen, una oportunidad valiente para denunciar al colombiano dictador y a la Venezuela que junto con sus compinches están saqueando; mientras que las grandes mayorías de nuestra nación se agotan en el hambre, la sed y la falta de libertad real. Y que millares de hombres, mujeres y niños se vean obligados a cruzar el Infierno del Darién.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba