El Fogón de la Editora

COMPLICIDADES

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Pero bueno, ¿cómo es eso? Resulta que el país completo está sin luz, al menos medio día de cada día del año. Lo mismo que sin agua. Las vías y carreteras son un desastre. La plata no le alcanza a ninguna familia para hacer el mercado, y ahora según estos criminales ¿Venezuela está viviendo en un tiempo de prosperidad?

Yo lo saco por mi familia, que muchos de ellos aún viven allá. Las medicinas por las nubes. Los aparatos eléctricos que sobreviven a las alteraciones de la electricidad que se echan a perder y toca salir a repararlos o comprarlos de nuevo, es una historia de nunca acabar. Además de toda una galería de complicaciones, mucho más si dejamos atrás a personas mayores o a niños, y el régimen, la oposición y los mismos colegas, ¿nos dicen que “todo” en Venezuela está mejorando?

Eso no es Síndrome de Estocolmo; no hacerse eco del calvario en que le toca vivir a la gran mayoría de los venezolanos es ser sinvergüenza: ¡Complicidad con la dictadura, pero de la criminal!

Todos los que estamos fuera de Venezuela dejamos familia. Y no puede ser que nuestra propia gente nos cuente cómo es que marchan las cosas allá, y la dictadura y sus socios pretendan hacer creer al resto del mundo otra.

Que nada ni nadie intente hacernos creer otra historia: Venezuela está mal, muy, pero muy MAL. En plena Semana Santa ya no hay sancochos en los ríos. Ni paseos por el país. Mucho menos viajes al extranjero. Ni siquiera pescadito frito con yuca frente a la playa. En Venezuela, nuestro país, lo que hay es penumbras, desempleo y mucha pobreza.

De aspirar a un “milagro”, preferimos que todos estos rufianes del régimen, junto con sus secuaces de la MUD y de la oposición de prepago que sea, desaparezcan y nunca más se les vea ni la sombra por nuestra tierra.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: