CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Con las patas «palante»

¡Cuidado Venezuela! ¡Mosca! Otra vez estos hampones de Miraflores nos quieren meter gato por liebre.

El colombiano está enfermo. Y como encima de traidores y ladrones todos ellos son los más embusteros del mundo, el régimen quiere pasar el estado de salud del capo de Cúcuta como una gripe mal curada. Y la última vez que nos conmovimos por una historia parecida a esa, Chávez se murió en Cuba; trajeron su cuerpo embalsamado tres meses después, lo pasearon por toda Caracas y nos clavaron a Maduro en medio de otra colosal trampa electoral.

Ahora están con el cuento de poner a Padrino como vicepresidente de la República y al Alex Saab venezolano como presidente; por si acaso tienen que echarle mano a la misma mentira otra vez. De morirse Maduro, correrían la misma película del año 2013: lágrimas de cocodrilo y aseguramiento del poder por los más arrastrados jalabolas al régimen cubano.

Venezolanos de buena fe, venezolanos que aman la libertad y no ven la hora de ponerle punto final a este genocidio continuado que es el socialismo del siglo XXI y a los hampones que tienen saqueada a Venezuela, hay que prepararse al igual que el “picao de culebra, que le tiene miedo a todo bejuco”.

Ya existe un vacío de poder en Venezuela que, con solo mirarlo, produce vértigo. Los cogollos de la oposición negociaron con el régimen una ficción de paz nacional y el olvido de los gravísimos cargos de ilícitos electorales y usurpación del poder en el país llevados a cabo por Maduro y sus secuaces. Ahora están fraguando nuevamente ser alcahuetes, como ya lo fueron con la enfermedad y muerte de Chávez, en la que esos fulanos opositores guardaron silencio para llevar a cabo una situación muy parecida, pocos años después, pero esta vez será con el colombiano.

¡Sería muy triste si todos nos volvemos a dejar joder! Solo y nada más que con una Junta de Gobierno el país puede aprovechar la buena suerte de borrar a otro de ellos, para recuperar sus libertades.

No se conmuevan, siempre piensen en todo el mal, en toda la saña, en toda la maldad que han llevado a cabo todos estos fulanos para destruir a familias enteras, a una nación completa, a un país completo y convendrán conmigo: ¡que dejen a Venezuela en paz, que abandonen para siempre a Venezuela, aunque sea con las patas «palante»!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba