CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

¿Con quién está usted señor Biden?

Por suerte para aquellos que sostenemos que las verdaderas sanciones sobre los bolsillos de los ladrones del siglo XXI podrían hacer agachar las cabezas a esos bandidos para lograr que salgan de Venezuela, el Departamento de Estado de la actual administración de Estados Unidos está del lado jodido del país.

Así nos enteramos que el discurso democrático que mantiene el secretario Blinken no pasa de ser retórico; si acaso son bravatas de micrófonos.

Ahora resulta que, una nueva decisión del Departamento del Tesoro de Estados Unidos autoriza a las empresas Halliburton, Schlumberger, Baker Hughes y la Weatherford a realizar transacciones con PDVSA, siempre y cuando resulten ser “necesarias para el mantenimiento limitado de sus operaciones esenciales”.

Eso sí: sigue vigente la supuesta prohibición sobre la Chevron para que no cemente pozos, perfore o monte balancines que aumenten la producción de crudo y gas que se reparte con los delincuentes que controlan a Venezuela.

O sea, esas empresas, que son parte fundamental de la cadena imprescindible para la producción y que son las que realmente aportan un enorme valor a la gestión de la CHEVRON para llevar a cabo el negocio petrolero y gasífero en cualquier lado donde ésta opere, no pueden hacer lo que sus estatutos y naturaleza de negocios le exige que hagan en cualquier lugar y tiempo en donde ellas estén.

¿Esta gente del gobierno de Míster Biden creen que los venezolanos somos gafos?

Venezuela y los venezolanos tenemos un conocimiento profundo y acumulado por más de 100 años de
exploración, exportación, transporte y comercialización de hidrocarburos.

Pregunte usted cuantos margariteños se quedaron para siempre entre las costas del Lago de Maracaibo, después que se establecieron en aquellas tierras contratados como buzos en los años 20 del siglo pasado. O cuántos llaneros, gochos, trujillanos y merideños migraron a los campamentos aceitosos de la Costa Oriental del Lago e hicieron familias entre el mugre del petróleo crudo y las jordanas interminables de un trabajo durísimo.

No, señores del mundo. La América de la Administración del presidente Joe Biden le pasa un poderoso mensaje al mundo de los “buenos” negocios. Y ese mensaje, palabras más palabras menos, se entiende así: Al norte de la América del Sur, en un país que flota sobre un océano de hidrocarburos controlado por un grupo de delincuentes internacionales, los Estados Unidos de Norteamérica permiten que cualquier muñeco con cabeza haga lo que desee hacer dentro de él.

Y, para rematar, parece que el mensaje final de tanto cuento de camino es: “…y nos importa un carajo lo que los facinerosos que controlan ese país hagan, lo que también deseen hacer con las grandes mayorías de venezolanos que están atrapados allá».

Digo: ¿O no es así?

Por eso Venezuela: ¡No te sigas dejando joder! ¡Vamos a ponerle fin a esta VAINA!

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad del escritor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba