El Fogón de la Editora

¿CUÁLES METAS CUMPLIDAS?

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Ni chiva, ni burra, ni suegra, ni suegro; el 2022 dejó un feo sabor a poco en la boca de las grandes mayorías de nuestros venezolanos que están en Venezuela.

Un régimen ladrón y muy mezquino que pretendió taparle la boca a los niños del país con juguetes que hacen burla de los verdugos que tienen hambreadas a sus familias, no puede ser para nada confiable.

Así las cosas, al final del año pasado sucedió más de lo mismo. El reino de España, principal puerto de entrada de los miles de millones de dólares sucios que lava la NARCOCRACIA venezolana en Europa, nombra a un nuevo embajador ante Caracas.

Y hay más cosas que lamentar…

Buena parte del mundo torcido, sucio y peligrosísimo de Venezuela resulta estar de moda para la Administración Biden. Y, a pesar de la Ley Bolívar, el Departamento de Estado de este país envía un mensaje muy equívoco al resto del mundo: con Nicolás Maduro en el poder en Venezuela se pueden hacer todos los negocios que se quieran.

Así, La ONU y su UNICEF se hacen los «musiues» sobre las pavorosas cifras de desnutrición infantil en Venezuela, pobreza y posibilidades de alimentación de toda una población arrinconada por la miseria, en medio de un país inmensamente rico.

Igual, los vagos y maleantes de la oposición a todo lo largo de 2022, ni mencionaron a los casi 300 presos políticos que tiene secuestrado el régimen, ni mucho menos el penoso sistema de justicia que ha hecho de todos ellos delincuentes sin serlo.

Total amigos: el balance de cierre del año anterior es tan malo como el del inicio de 2023.

Solo compensa en algo, pero en muy poquito, el muñeco del Año Viejo que se quema en todos los pueblos y en los barrios y en las carreteras de mi país, que simboliza todo lo malo, todas las pesadillas del pueblo de Venezuela. Así, un Superbigotes y una Cilia de Barranco ardieron ante la furia de un país demasiado golpeado por estos malvivientes que han hecho de nuestra tierra un infierno.

Ojalá y nada de eso se vuelva a repetir en este 2023 que apenas está iniciándose. ¡Amén!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba