Opinión

¿Cuán bien o cuán mal se ha preparado Estados Unidos para confrontar con China?

Ricardo Israel / Venezuela RED Informativa.us

Al parecer, no lo suficiente.

El hecho fue que una sonda de vigilancia, un globo-espía chino atravesó buena parte de Estados Unidos antes que fuera detectado, y debió causar escándalo para que fuera derribado. Mas aun, se reconoció que lo mismo había ocurrido en el pasado y no pudieron ubicar oportunamente al intruso, por lo que el Pentágono no está seguro como también ignora que información obtienen por este medio que no puede ser entregada por satélites. Tampoco se sabe bien cuál fue el perjuicio para la seguridad de USA, más allá que fuera sorprendido en Montana, cerca de la concentración más importante de misiles atómicos.

Hoy se reconoce (New York Times, 7 de febrero 2023) que se robaron los diseños del F-35 y que no saben quién, pero sí que las sospechas miran al oriente, toda vez que China posee un avión muy similar, también furtivo. Mas aun, en el 2015 el principal grupo de hackers chino extrajo los datos personales de 22 millones de ciudadanos estadounidenses, directamente desde las computadoras de administración de datos. En otras oportunidades, lo mismo se hizo masivamente con registros médicos y listas de viajeros de la cadena Marriot. En otras palabras, la inteligencia china contaría hoy con mapas estratégicos muy detallados de la vida cotidiana de USA.

A lo anterior habría que agregar la sospecha muy fundada que la empresa Huawei que tiene acceso a licitaciones de documentos a través del mundo, junto a la popular aplicación Tik-Tok entregarían información de las nuevas generaciones al gobierno chino.

Verdad o fantasía, en el caso del globo, aunque no se sepa (o se informe) el detalle de la inteligencia recolectada, el punto fue que existió una violación grosera de la soberanía de la superpotencia, en los días que viajaba a China nada menos que el secretario de Estado, la visita más importante en 6 años.

No hay duda, además, al igual que en el caso del Covid, la falla china fue total en comunicar a Washington lo que estaba ocurriendo, como tampoco ofreció una solución al problema, salvo una excusa pueril sobre “los vientos”, que perdió credibilidad cuando otro artefacto similar fue sorprendido sobre Colombia.

Este incidente muestra una muy pobre comunicación, sobre todo, si se piensa cuan detallada fue la comunicación de crisis entre la ex URSS y USA después de los misiles de 1962. Al respecto, la responsabilidad china era doble, toda vez que tanto ellos como USA acordaron hace 22 años, el 2001, mejorar sus comunicaciones mutuas para prevenir malentendidos, después de la colisión entre un avión espía de USA y un caza chino en la costa cercana a Hainan.

Para cualquier gobierno de USA era muy difícil rehuir este incidente, toda vez que, a diferencia de un satélite, un globo de esta naturaleza era visible y podía ser seguido en su trayectoria hacia el mar, por las personas que dispusieran de un simple telescopio. Se hace difícil de entender el secretismo chino después de que fueran descubiertos, ya que el espionaje entre potencias no es novedad.

No solo está el muy conocido registro del avión U-2 siendo derribado en 1961, sino que también Estados Unidos había utilizado globos con cámaras contra la Unión Soviética en la década del 50, toda vez que era una tecnología y método conocido, existiendo registros del uso de globos con fines militares ya en la guerra civil estadounidense del siglo XIX. La aparición de los satélites a partir del Sputnik soviético de 1957 hizo que los globos fueran obsoletos por décadas, hasta que China apareciera con nuevas tecnologías de sensores, lentes y comunicaciones avanzadas.

Lo peor para USA no fue la aceptación del Pentágono que los chinos llevaban ya su buen tiempo usando globos, lo cual de por si habla mal del uso de abundantes recursos por parte de varias agencias de seguridad, sino sobre todo que, para ser una superpotencia, el país no había logrado disuasión, ni siquiera imponerles a sus adversarios la existencia de líneas rojas, por lo que Beijing estaba actuando con creciente audacia. Quizás un poco lo que ocurrió con Rusia y su decisión de invadir Ucrania, a pesar de los mensajes que no lo hiciera.

Pareciera que también falla la vigilancia civil sobre lideres militares y de inteligencia, que ni siquiera han tenido que explicar en el Congreso la caótica salida de Afganistán.

El incidente del globo también revela que USA tiene un detallado registro de cómo responder a Rusia, ejemplificado también por la rápida respuesta en armas para Ucrania y en sanciones para el invasor, pero no tiene nada similar para Beijing, tal como se hizo visible en el debate sobre cuándo y cómo derribarlo, toda vez que, probablemente China habría actuado sin dudar un instante, si la violación del espacio aéreo hubiese ocurrido sobre su territorio.

La falta de claridad de USA en torno a cómo proceder con China fue visible durante el poco aconsejable viaje de la Sra. Pilosi a Taiwán, no porque se debiera aceptar que China lo prohibiera, sino que la entonces tercera autoridad después del presidente y la vicepresidenta, no debió hacerlo, cuando la Casa Blanca, el Pentágono y el Departamento de Estado le decían que no viajara.

Ese incidente tuvo una exagerada respuesta por parte de Beijing, que sometió a Taiwán a un virtual confinamiento, además de obligar al avión militar que la transportaba a desviarse del Mar de China, ya que China ha construido ilegalmente pistas de aterrizaje sobre rocas a las que llama “islas”, a pesar de existir un fallo adverso de la Corte Internacional de Justicia en su contra.

En ese incidente China tenía claridad en cómo actuar en forma agresiva, pero USA no demostró la misma resolución.

Y ese es el tema de fondo. La gran lucha del siglo XXI es entre China y Estados Unidos por el cetro de superpotencia, y al respecto, los chinos están actuando en forma muy similar a como Estados Unidos desplazara de ese sitial a Gran Bretaña en el siglo XX.

Mas aún. China se abrió al mundo con ayuda de USA, después de la visita de Nixon y Kissinger en 1972, fundamentalmente para que China no se acercara a la Unión Soviética. Ahora, por vez primera en su historia mutua, China y Rusia tienen una alianza en construcción, legado de la guerra de Ucrania.

China se desafió a sí misma con las 4 modernizaciones de Deng. La primera fue la agricultura, y China logro alimentar a su población, por vez primera en siglos. La segunda fue la industria, y China es hoy la fábrica del mundo. La tercera fue la tecnología y hoy es un rival también en esta área, ayudado por una muy completa sustracción de tecnología y robo de patentes a través de su reproducción ilegal.

La cuarta y última fueron las fuerzas armadas, y China tiene una inversión creciente con una marina que ha llegado a todos los mares, y avances muy notorios en áreas diversas, ya que, para toda carrera armamentista, el poder económico de China la hace un rival directo de USA, como nunca ocurrió con la ex URSS. Eso se muestra en los grandes avances chinos en semiconductores, inteligencia artificial, telecomunicaciones 5G, computación cuántica, espacio exterior y similares. También controla la extracción de las llamadas tierras raras, básicas para las nuevas tecnologías.

Existe además una fuerte penetración china no solo en robo de tecnología, sino una muy abierta presencia en las mejores universidades de USA a través de generosos aportes económicos, y sobre todo, en tanta empresa tecnológica para la cual el mercado chino es fundamental, tan importante que hace dudar que si se invadiera Taiwán, las empresas estadounidenses apoyarían un boicot con el mismo entusiasmo automático que lo hicieron con Rusia.

De partida, la importancia del mercado chino se hace muy visible hasta en los casos de Hollywood y la NBA del basquetbol y su actitud alejada de toda crítica.

Sin embargo, para confrontar a China, el principal problema de USA es su división interna, su polarización, medible en la política, donde es muy notoria esta división. USA pudo ganar la Guerra Fría por su unidad interna y la convicción acerca de la superioridad de sus sistemas económico y político.

Ese es el principal problema de USA hoy para confrontar a China. Beijing carece de esas dudas, pero USA parece estar llena de ellas. Y sin creer en sí misma, sin unidad interna, sin una sociedad civil que postule la propia idea de Estados Unidos, difícilmente el país va a poder encabezar al mundo que le es cercano.

Esa es la principal batalla previa que tiene USA ante si para poder conservar el cetro de la principal superpotencia, la de unir su casa, hoy dividida por su guerrilla interna, como si de tribus culturales se tratare.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba