CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

David y Goliat

El hecho es que la Resistencia al régimen de Caracas cuenta con millones de bendiciones, un sinfín de cadenas de oración y muy poco, poquísimos, recursos para empujar la caída del NARCO-RÉGIMEN en Venezuela. ¡Esa es la cruda verdad!

Mientras, en la lujosa acera de enfrente, la oposición venezolana cuenta con un chorro casi ilimitado de dinero y de otros tantos recursos inimaginables. Enchufados, asociados del régimen, el propio dinero de lo que queda del estado venezolano, las enormes utilidades en efectivo que genera el negocio del narcotráfico de estado, así como los aportes de docenas de ONG, gobiernos del mundo y empresas multinacionales que apuestan al mejor postor, hacen que la alcancía del cochinito de la oposición siempre esté gordo.

Toda esa poderosísima maquinaria muy bien engrasada hace que la industria de la mentira y del engaño, cómplice dentro y fuera de nuestro país, se mantenga en el tiempo.

La tenemos muy difícil la Resistencia en Venezuela. Por donde metamos la cabeza, aparece el pulpo de la oposición tarifada, del régimen asesino o de sus secuaces a meternos zancadillas.

Aunque somos más, muchísimos más que ellos, tenemos menos, muchísimos menos recursos con qué movernos en contra de ellos. Y en política disponer de los recursos para actuar es tan importante como contar con la emoción y las ganas de todo un pueblo, que sueña con poder vivir otra vez en un país libre.

En la lucha entre las palabras, las acciones limitadas y los maleantes asociados al aún poderoso estado venezolano, la cosa es ruda. ¡Estamos en franca desventaja!

Ciertamente: estamos luchando en contra de muy pocos, pero que disponen de fantásticos recursos. En la pobre capacidad de acción que podemos llevar a cabo, se inician nuestras principales debilidades. ¡En política, la diferencia la hacen los recursos!

La Resistencia venezolana en contra del NARCO-RÉGIMEN de Caracas y de sus asociados es la lucha entre DAVID Y GOLIAT. Es que, nosotros, no tenemos cómo entregar concesiones de minas de oro o diamantes o uranio o coltrán a nadie. Tampoco otorgamos permisos de explotación sobre gigantescos yacimientos de crudo a empresas «dormidas» en el país desde hace décadas. O tierras al régimen de Irán, para que hagan lo que les dé la gana con nuestro suelo a cambio de protección y favores.

La Resistencia en Venezuela solo cuenta con Venezuela, y Venezuela anda mal; pero en el Todopoderoso confiamos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto:

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios