El Fogón de la Editora

DELCY «HEROÍNA»

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Al dictador de Venezuela, Nicolas Maduro, le da por adelantar la navidad de los venezolanos. Lo que parece ser un chiste cruel por parte del régimen de Caracas, resulta una estrategia de encubrimiento que busca tapar el desastre en que se encuentran los servicios que deberían dar soporte de vida mínima, con qué NO se cuenta en Venezuela desde hace mucho tiempo.

Con todo el cinismo de un completo malvado, el colombiano que usurpa el poder en Miraflores invita al pueblo a salir a parrandear y a encender todas las luces y todas las guirnaldas a partir del 1 de noviembre. ¡Muérgano!

¡Como si todos no supiéramos que el país está sin luz, un rato sí y otro rato tampoco!

¡Será poner los arbolitos con velas y los pesebres con mechurrios de leña y bosta! ¡Tanta maldad junta parece imposible!

Así todo, Maduro insiste en que las navidades y el cambio de año serán inolvidable para Venezuela y para los venezolanos. ¿Será que se piensa ir? ¿Que piensa dejar el poder y retirarse a algún sucio rincón del Oriente Medio con todo lo que le ha robado al país?

Siguiendo la pista de lo absurdo, en pleno inicio de la masacre de Hamás sobre la población israelí el fin de semana pasado, Delcy Rodríguez se endilgó su hiyab y le dio por ir de paseo a Qatar. Mientras el mundo se parte en dos, Doha, la capital del lavado de dinero del régimen venezolano en el Medio Oriente y financista tradicional de Hamás, Hezbhola y de las joyitas de Teherán, recibe a la hermanita del siniestro doctor loco.

Como para que todo el mundo que quiera verla, la vea. No es suficiente con que el régimen de Caracas se desviva en estupideces a favor de los palestinos. Que Maduro, junto con el tal Petro, se ponga del lado del saqueo, las masacres y las violaciones de niños, mujeres y civiles que filman con sus teléfonos inteligentes las bestias de Hamás. También manda a la Delcy para que revise las cuentas de la familia, las inversiones de los Maduro y las tapaderas de Diosdado y Padrino, sin un solo poquito de vergüenza.

Algo tan loco, o tan patético, como la famosa barbacoa preparada personalmente por el presidente Joe Biden al personal de la Casa Blanca, que ofreció el domingo pasado, mientras al pueblo judío le metían más de cinco mil cohetes hechos en Irán, con tecnología China y movilizados por los rusos.

Muchísimo de una fecha a esta parte…

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba