Opinión

Delincuencia Organizada Trasnacional como aparato de poder: Persecución política en tiempos de terrorismo internacional

William Jiménez Gaviria / Venezuela RED Informativa.us

Ya se conoce de la instalación de una comisión especial de inteligencia, integrada por una delegación del Régimen de Nicolás Maduró y miembros del equipo político del recién electo Presidente de Colombia Gustavo Petro. Los temas de esta oscura agenda plantean una serie de acuerdos de cooperación bilateral en el área política y de negocios entre ambas administraciones, el plato fuerte de la discusión, es sin duda alguna, «la Migración Venezolana», la lupa apunta a los efectivos militares que están en condición de desertores, y la entrega controlada y negociada de objetivos políticos muy bien definidos, especialmente a quienes integran «Grupos De Resistencia» en el hermano país, ahora caído en desgracia.

Entre los puntos a ser debatidos dentro del tenebroso pacto y de manera muy concreta, es que se pretende acordar deportaciones y la posible extradición de los que hoy están procesados por la Justicia Colombiana involucrados en la denominada «Operación Gedeón», así como evaluar la permanencia de aquellos venezolanos que han huido por razones políticas, pero no así los desplazados que han abandonado el territorio bolivariano, en la búsqueda de oportunidades, seguridad y emprendimiento en la República de Colombia.

Fuentes humanas ligadas al Grupo Ad Hoc «Fuerza Pública en El Exilio» logró filtrar una reunión presidida por Diosdado Cabello Rondón, donde además se encontraban presentes altas figuras de la élite del PSUV, el Jerarca rojo fue muy claro y preciso, asegurando que una vez concreten los referidos pactos con la nueva administración Petrista, ya disponen de un área de tortura mucho más amplia, que supera con creces a la denominada «Tumba Del Sebin»-Plaza Venezuela, con el propósito estratégico de asegurar el cautiverio de sus fichas de canje y evitar cualquier fuga humana, de los objetivos terminales considerados de alto valor político.

Concluyendo con la trágica precisión de que nuestros coterráneos quedan bajo el riesgo y amenaza creíble de ser devueltos a las enfermizas mentes de los verdugos del G2 cubano, quien opera como especialista de la tortura en el ensangrentado régimen de Maduro.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba