CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Departamento de Estado bipolar

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

Lo que está sucediendo en Venezuela es DE LOCOS. Usted no se termina de explicar cómo es eso de que el régimen entrega, regala, cede, alquila, arrienda, nadie-sabe-qué un millón de hectáreas de tierras venezolanas a los iraníes y el país no explota en mil pedazos.

Con la única información que se cuenta es con un tímido yo-no-fui que sale de Miraflores, con sabor a poco. Ni niegan ni tampoco confirman nada, lo cual indica que debe ser verdad. Lo que sí está muy claro es que las narco-fuerzas armadas bolivarianas ya no tienen nada que ver con asuntos como la soberanía y la seguridad del país. Lógico: después de ser jefeados desde La Habana, de ahí para abajo todo vale, vale todo.

Y todavía hay otro regalito más de Irán: un primer contingente de trabajadores petroleros de ese país, ya comienzan a sustituir a más de mil trabajadores rojos-rojitos despedidos en el área de refinación, específicamente en la refinería de El Palito, en el estado Carabobo. El contrato de recuperación de los hierros oxidados que es la actual refinería ya fue pagado por adelantado con oro minero, uranio y plutonio que, seguramente, ya será combustible atómico en algún sótano de Teherán.

Las focas del régimen ni se molestan en opinar sobre alguno de esos gravísimos asuntos. Solo repiten como loritos las estupideces sobre el avión retenido en Argentina, pero no dicen
apestado con trazas de drogas y material radiactivo, según confirma el FBI norteamericano.

Lo mismo que la gente de la oposición electorera, incluyendo a Ledezma y María Corina; ellos están dedicados en cuerpo y bolsillos a la metodología de la escogencia del candidato que se presentará en el fraude electoral de 2024.

Igualmente extraña que el Departamento de Estado de Estados Unidos, lo mismo que Francia e Italia, que enfrentan con todo lo que tienen al terrorismo de financiamiento iraní y norcoreano en el África Subsahariana, ni mueven una ceja sobre lo que está ocurriendo en Venezuela con estas joyitas de Irán.

Otra vez se vale preguntar, ¿será que existen dos tipos de iraníes, para el Mundo Libre? ¿Los de allá del Oriente Medio y del África Subsahariana que son malucos, y que hay que ponerles misiles y drones por la cabeza, porque financian y entrenan terroristas y asesinos; y los que van a Venezuela como agricultores y obreros petroleros? En serio, ¡esto es DE LOCOS! O quizás estamos en presencia de un Departamento de Estado de Estados Unidos bipolar.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba