El Fogón de la Editora

¡DESCARADOS!

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

¡Es que quien no puede con lo más tampoco puede con lo menos! Si esos monos ladrones del régimen de Caracas no son capaces de mantener la luz eléctrica encendida en todo el país, aun cuando se hayan ido de Venezuela más de ocho millones de personas, ¿cómo nos van a salir con el cuento que pueden recuperar la Zona en Reclamación en el Territorio Esequibo, hoy en manos de Guyana?

El régimen de Venezuela es el mejor del mundo para destruir, robar, romper, engañar y desplumar venezolanos. Pero en casi 25 años de eso que ellos llaman gobierno de forma ininterrumpida, no tienen ningún logro positivo que mostrarle ni al país ni al mundo.

A menos que se trate de sinvergüenzuras como las del domingo. El misterio de la multiplicación de la participación ciudadana a manos del CNE que todo lo puede. Y a plena luz del día. De cara a Venezuela y al resto del mundo. A la vista de todo aquel que contempló, filmó o fotografió miles de centros de votación y calles más vacías que los pueblos fantasmas que salen en las películas de vaqueros, aquí, en todo el país.

Y así, en una jornada refrendaria totalmente estúpida, en la que si a lo sumo salieron a votar menos de un millón de venezolanos, estos descarados los transformaron en más de diez millones de electores.

Aunque todo nuestro drama nacional suene y sea muy repetido, yo creo que el principal obstáculo a superar para que recuperemos al país es de naturaleza moral. De respeto a la gente. De derechos humanos, civiles y políticos una y mil veces vulnerados, que se tienen que reparar. De la ausencia de una comunidad internacional que deje de ser cómplice y alcahueta con el régimen que controla al país y con su envilecida clase política, que tampoco tiene ni principios ni valores de naturaleza democrática de ningún tipo.

Un mundo se ríe de los “chistes” y de las “curiosidades” con que tienen acaparada las redes sociales y sus influencers los delincuentes de Miraflores.

Una y otra vez muestran resultados electorales hinchados, cambiados y falsos. Otra vez “el mejor sistema electoral del mundo”, inventado por el difunto para mantenerse en el poder como sea y por el tiempo que ellos quieran, vuelve a hacer de las suyas y poquísimos lo condenan.

Y así nuevamente el CNE vuelve a triturar cualquier intento medianamente serio de sacar a Maduro por las buenas. Como dice mi hermano Pablo: Así, ¿o lo explico con plastilina?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba