CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

¿Diálogo Maduro y USA?

Yo realmente no veo por qué medio mundo se está halando los pelos por tratar de entender la naturaleza de las nuevas negociaciones, esta vez dicen que son directas, entre el régimen que usurpa el poder legítimo en Venezuela y el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Nada que realmente valga la pena para la gente. Con toda seguridad las mismas tendrán que ver con alguna cuenta pendiente por cobrar de la poderosa CHEVRON. O con algún permiso especial para una próxima remesa de tuberías petroleras fabricadas por la US Steel en las afueras de Chicago. O quizás se trate de cualquier problemita menor que tenga la Halliburton en alguno de los campos donde se le está pagando a los obreros petroleros venezolanos 100 dólares semanales.

Todos sabemos, hace años, que el régimen y las empresas que tienen bajo alquiler al subsuelo de nuestro país, se dejaron de aquello de los contratos colectivos petroleros y pagan lo que les da la gana.

Porque, para ser franco, el tema de los DD.HH., la calidad de vida de los millones de venezolanos atrapados dentro de Venezuela y el destino de los miles de venezolanos confinados en los campos de concentración regados por toda Centroamérica, no ha despertado ningún tipo de interés por parte del actual gobierno federal en Norteamérica.

Por eso es que yo no me creo que la agenda de las eternas negociaciones entre el régimen de Caracas y el gobierno de Estados Unidos esté alrededor del evento electoral del 28 de julio.

Pero si ya María Corina y el resto de los inhabilitados fueron sacados del juego político, aun cuando habían vociferado aquello de llevar a cabo unas elecciones “libres y justas”.

Los presos políticos continúan pudriéndose en las tenebrosas cárceles que administran los infames cubanos. Y al régimen le fueron devueltos los sobrinos narcotraficantes de la primera combatiente y el pillo internacional de Alex Saab, que ahora es ministro de la dictadura.

¡Yo no me lo creo, pero ojalá me equivoque! Porque sigo sin ver ni al Departamento de Estado de Estados Unidos ni a la Unión Europea echar «palante» ante el inminente y muy anunciado fraude electoral del régimen con fecha valor del 28 de julio del presente año. Un parapeto que tratará de pasar el colombiano Maduro y sus secuaces para hacer creer que ganó las elecciones nuevamente; en un país en donde la casi totalidad de sus hombres, mujeres y niños no hacen otra cosa que mentarle la madre al dictador y querer huir a la carrera.

¡Ojalá me equivoque! Entretanto Venezuela y los venezolanos tienen una agenda mucho más seria que cumplir el domingo 28 de julio.

Venezuela sí que tiene una tarea muy importante que llevar a cabo. Que solo Venezuela puede llevar a cabo: recuperar a Venezuela.

Por eso Venezuela: ¡vota por Edmundo el 28 de julio y sal a cobrar tu voto!

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad del escritor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba