CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

¿Donald Trump malintencionado?

La información que estamos manejando proveniente del más alto secreto nos indica que para finales del mes de noviembre la administración del presidente Joe Biden tiene listo el desmantelamiento completo y total de todas las sanciones económicas, políticas y de cualquier tipo que en algún momento este país haya podido haber emprendido en contra del NARCO-RÉGIMEN que usurpa el colombiano Nicolás Maduro en Venezuela.

Para que pongamos en perspectiva más clara esto que nos ha llegado: En este asunto entre Venezuela y Estados Unidos, entre el funcionamiento del régimen venezolano y el resto de los países que lidera la poderosa influencia de los Estados Unidos de Norteamérica nunca pasó nada. Todo, todas las medidas en contra de un régimen que viola los derechos humanos, practica el narcotráfico con el disfraz de un estado soberano fue solamente un malentendido y el genocidio que comete el régimen es un cuento.

Todo lo que la CIA, la DEA, el Departamento del Tesoro, la Casa Blanca, el Departamento de Estado y hasta las Niñas Exploradoras llevaron a cabo para arrinconar a los rufianes de Miraflores, resultó ser un penosísimo error, una equivocación inexcusable; incluyendo las detenciones de Alex Saab y los narcosobrinos. La metida de pata de un hombre fanatizado que le tenía ojeriza a los capos del régimen venezolano, algo personal. Y este hombre, llamado Donald Trump, fue malintencionadamente mal informado por una comunidad de inteligencia poderosísima.

Una comunidad de inteligencia que vio lo que no existía y puso en tela de juicio la honorabilidad y la respetabilidad de un grupo de hampones, que están destrozando, como les da la gana, a Venezuela y a una significativa parte de los venezolanos.

El desmantelamiento jurídico de la batería de sanciones que pesan sobre los rufianes del régimen de Caracas resulta ser la formalización, el blanqueo de las mafias que controlan los recursos y las vidas de todo aquello y de todo aquel que viva en Venezuela.

La escogencia del mes de noviembre para poder punto final a todo este “malentendido” entre ambos países, coincidirá con la realización, sin ningún contratiempo, de las elecciones primarias de la oposición electorera venezolana. Operación que ya se habrá llevado a cabo para ese momento con el feliz apoyo del CNE para su realización, junto con el uso a conformidad de todos del “mejor sistema electoral del mundo”. Que, como ya ha dicho el mismismo señor Juan González, sí funciona, y funciona sin ningún tipo de contratiempos para la escogencia del candidato que se medirá en el año 2024 con Nicolás Maduro. Todos debemos confiar en la transparencia y en la vocación democrática de todos los actores de la hayaca política de venezolana. Ustedes dirán…

Por eso: ¡Dios, Venezuela Libre y Cese de la Ocupación!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba