CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

¿El Chile de Andrés Bello?

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

El revés que sufrió Gabriel Boric este pasado domingo en las urnas democráticas de CHILE, habla bien, habla muy bien, del grado de cultura política alcanzado por esa sociedad.

Para Boric, en cambio, los resultados debieron haberle resultado un golpe durísimo. El asunto es que ni Boric es CHILE, ni CHILE tiene porqué aceptar dócilmente otro cuento versionado del demacrado socialismo del siglo XXI así como así, venga de donde venga. El domingo CHILE dejó bien claro lo que aspira como sociedad y también aquello que no le interesa como país.

Todo indica que los chilenos no creen en pajaritos preñados. Además, poseen una voluntad colectiva dirigida hacia el avance, la evolución de la política y de su sociedad. Pintan como un pueblo que quiere crecer, mejorar como nación; conseguir que su país cada vez funcione mejor. CHILE no quiere ni a un Pinochet, ni a un Piñera; pero demostró no estar ni embrujado ni encantado por un individuo como Gabriel Boric.

A la luz de los resultados del referéndum del domingo, CHILE no está ni interesada ni desea vivir dentro de un sistema de justicia, por ejemplo, múltiple y variopinto. La gente aspira a la igualdad en el trato, pero en cuanto a las oportunidades. CHILE no parece estar interesado en esos nuevos privilegios que los progres se están inventando para mentir a todas las sociedades de nuestros países. Esos que tienen que ver con la trampa, con el mito de la imposición de la aceptación del otro por sus diferencias, dejando lo que realmente es importante arrumado dentro en una gaveta.

CHILE expresó, mayoritariamente, no querer que nadie se inmiscuya con la propiedad privada, ni con los otros tipos de propiedad que ellos, allá, practican. CHILE quiere tener, hacer y decir, sin la pesadilla de que alguien le diga cómo se debe ganar la vida la gente. ¡Bastante tuvieron ya con 17 años de Pinochet!

CHILE el domingo pasado habló fuerte y claro. CHILE es un país adulto, con una sociedad madura, y pareciera que a prueba de imbéciles despachando dentro del Palacio de la Moneda. Pareciera ser el CHILE que soñó nuestro Andrés Bello.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba