CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

El humo blanco de Schemel & Asociados

Cuando Oscar Schemel nos entrega sus números de Hinterlaces, Venezuela tiembla con sus cuentas-chuecas.

Este “caballero”, quien se ha enriquecido por decir las más descabelladas mentiras para y por la revolución, es siempre, saquen la cuenta y hagan memoria, quien inicia la temporada de cacería en la selva electoral venezolana. Ese personaje es el mensajero que anuncia las trampas adelantadas que llevará a cabo el NARCO-RÉGIMEN bolivariano en su momento electoral. No cabe entonces duda alguna: Schemel es infalible. ¡Oscar Schemel nunca se pela! ¡Schemel es el gran Oráculo de Delfos, versión enchufado!

Es que este señor es como un ave de mal agüero para la democracia y para los valores que tienen que ver con elecciones libres y justas, esas que tanto parecen atraer al Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica para la Venezuela bajo secuestro del «mejor sistema electoral del mundo», inventado por Higo Chávez. Ahora, por cierto, mudado de la ciudad de Washington a su nueva sede: los parques temáticos de Walt Disney en Orlando, Florida.

Pero volviendo a Schemel, este malabarista de las estadísticas cogidas por los cabellos intenta hacernos creer que si hoy fueran las elecciones presidenciales, Maduro, en contra de quien sea, se alzaría con el 55% de la intención de voto dentro del país.

A la vez que, aun cuando la vida en Venezuela es simplemente un infierno a cielo abierto, según su prestigiosa empresa de sondeos la percepción de mejoría en cuanto a la situación económica del país estaría por el orden del 53% de los encuestados. Lo cual querría decir que allá en Venezuela todo está bien. ¡Que no pasa nada!

Independientemente de si la mencionada muestra se tomó o no dentro de las oficinas del Palacio de Miraflores o del Palacio Blanco, y solo entre un grupo de “buenos amigos” del gobierno, Schemel imita o semeja el humo blanco que sale de la Capilla Sixtina a la mitad de un cónclave de cardenales.

Porque cuando Schemel suelta sus barbaridades, podemos decir con toda fe revolucionaria: HABEMUS PAPAM. O sea, Maduro será reelecto por tercera vez consecutiva a través del clásico fraude a través de la empresa de argentinos de la que Jorge Rodríguez es accionista, por todos conocida, como ya es costumbre.

Y en esta oportunidad, con 10.5 millones de votos y votantes que se trae el CNE como caudal electoral del reciente referéndum consultivo, en el que un gentío salió a dar la cara “masivamente” por el colombiano y por la excusa del Esequibo, que fue, por cierto, la razón de ser de todo ese tinglado. ¡In-cre-í-ble!

Por eso Venezuela: ¡No te sigas dejando joder! ¡Vamos a ponerle fin a esta VAINA!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba