CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

El Parlamento Europeo y los cuentos de Sherezade

La verdad es que tienen muy poco valor de uso los brillantes discursos que se dan en el Parlamento Europeo y desde la diplomacia de Bruselas sobre la situación política que se vive en Venezuela.

Y aunque efectivamente la razón acompaña a casi todas las declaraciones en contra del régimen de Caracas, existe una sola realidad. Y es que nuestras aguas territoriales y llenaderos de hidrocarburos están infestados de tanqueros y supertanqueros de petróleo y de gas que llevan izadas las banderas de los principales países que conforman la Comunidad, recogiendo mercancía robada en nuestras costas diariamente que extrae CHEVRON para la dictadura, haciéndola cada vez más rica y más poderosa.

Bravo por la señora Ylva Johansson, comisaria Europea del Interior. Efectivamente señora: Maduro no puede elegir a quien o a quienes serán sus rivales en las elecciones presidenciales, en las cuales dice él que se medirá.

El asunto es que Maduro, y eso ustedes lo saben perfectamente, es el heredero del crápula de Hugo Chávez, quien construyó y le dejó al morir, con la vista gorda de los factores que también dicen hacer de contrapeso político en mi país, un sistema electoral infalible para quienes lo administran.

Me explico: quien lo controle, como aquella lampará maravillosa de los mil y un cuentos de Sherezade, triunfará a perpetuidad frente a cualquier posible contrincante en cualquier tipo o raza de elección que sea. Claro, sí y solo sí los contrincantes también se hacen los “tontos”, como decimos en mi país. Y, de paso, si también el resto el mundo valida una y otra vez los resultados falsos que el sistema automatizado de trampas electorales venezolano hace que la “casa” nunca pierda, aun perdiendo y aun no yendo nadie a votar el día de las elecciones. Repito: ¡infalible!

Y si efectivamente el mundo no puede hacer otra cosa que horrorizarse de como un dictador ignorante que ha acabado junto con sus compinches con todo un país, pretenda y siempre escoja al individuo de la otra parte que supuestamente lo adversa para medirse electoralmente. Todos los demócratas del mundo estamos de acuerdo: “eso” no tiene nombre y de tenerlo sería una grosería.

Sin embargo, hoy en día, cuando uno oye a medio planeta hablando de democracia, de elecciones justas y limpias, y demás yerbas aromáticas, obligatoriamente pensamos que están jugando. Como también decimos en mi país: “están echando bromas!”.

Están jugando con la vida de millones de venezolanos una y mil veces estafados, robados y saqueados por unas bandas de venezolanos y sus secuaces extranjeros y por una gran parte de un mundo hipócrita que construye frases y oraciones vacías de contenido que no sirven realmente para nada, si no van acompañadas con acciones de verdad-verdad que puedan cambiar las situaciones. Como por ejemplo, que Europa aplique un estricto boicot a los hidrocarburos que vende la tiranía venezolana o prohibir que sus poderosísimas empresas hagan los colosales negocios que están llevando a cabo con el régimen de Caracas. ¡Pero, para eso, para eso hay que tener vergüenza!

Por eso Venezuela: ¡No te sigas dejando joder! ¡Vamos a ponerle fin a esta VAINA!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba