CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

El porfiao

Nadie es pendejo para su negocio. Maduro jamás y nunca aceptaría realizar elecciones libres y justas en Venezuela. No tiene que venir Elliott Abrams para recordarle a los venezolanos ese detalle. Alla y acá casi todos sabemos que lo de elecciones sin trampas nunca podrá ocurrir con esta gente en el poder.

Si el pillo de Sabaneta dejó instalado al colombiano con todo y el disfraz de presidente electo, por medio del mejor sistema electoral del mundo. Si se le metió una enorme bola de reales a Capriles, por dos veces seguidas, para que mandara a bailar al pueblo venezolano una vez que triunfó en las urnas con más de 1.5 millones de votos por encima del caliche. Si en las elecciones que se hicieron en 2019 no había nadie votando en ningún centro y el tipo se alzó “democráticamente” con más de 12 millones de votos salidos de la nada, para jinetear un segundo mandato. En serio, ¿alguien todavía se cree que el liderazgo de María Corina, transferido a quien corresponda, puede conseguir que el colombiano pierda dentro de las máquinas en la mamadera de gallo a realizarse el 28 de julio?

Por favor: ¿estamos memos o realmente creemos en aparecidos? ¡Que la falta de luz no te haga confundir a las sombras con espantos Venezuela!

Maduro no sale con votos. A Maduro lo hemos convertido en el peor de los problemas por tanta insistencia en que sale con votos.

El gran logro del miserable Gerardo Blyde y de la cuerdita de avispaos que le acompañan, consistió en aceptar la legitimidad de un rufián que lleva dos periodos constitucionales haciéndole creer al mundo que es un presidente legalmente electo; sin trampas y producto de la voluntad popular del pueblo venezolano.

¿Quieren algún otro mensaje claro sobre los arreglos y conchupancias entre el régimen y los maleantes de la oposición, para hacerle creer al pueblo de Venezuela que al estilo chileno con Pinochet se sale de estos bandidos el 28 de julio?

El pasaporte que tiene el doctor Diógenes Escalante del siglo XXI lleva la firma de Carlos Vecchio. Eso y nada es lo mismo. Por tal motivo no puede ni salir de su “amada” Miami ni entrar a Venezuela. En menos de 72 horas el hombre cuenta con pasaporte bolivariano nuevo, aterriza en Caracas y de una vez sale en campaña para derrotar a Maduro.

Encima, entre gallos y madrugadas, Edmundo González es invitadísimo a ofrecer una entrevista en Venevisión. Los arrastrados y muy gobierneros Cisneros abren su señal, luego de años ignorando a todos aquellos que el régimen desean invisibilizar de las pantallas locales, en nombre de los múltiples negocios que llevan haciendo desde hace años ese par de grupos de mafiosos.

Total, maquillaje, latonería; de eso que le pregunten a la gente de la oposición… Esa gente le ganó al más salvaje relajo que alguna vez Venezuela contempló entre Acción Democrática y Copei.

Por eso Venezuela: ¡No te sigas dejando joder! ¡Vamos a ponerle fin a esta VAINA!

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad del escritor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba