CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

El problema es el botín

Sin ánimo alguno de ponerme del lado de estos criminales disfrazados de funcionarios públicos y de ministros, realmente tiene poca importancia que El Aissami supuestamente manejara una red de mujerzuelas desde PDVSA o no.

Eso quizás represente un grave delito para el payaso con que cuenta el régimen como fiscal general, al que definitivamente no le gustan las mujeres. Pero el verdadero grueso de la trama de PDVSA es el tremendo botín que Tareck Aissami, junto con un gentío, activo y en “retiro” del régimen, amasó cogiéndose para ellos, proveniente de la venta del petróleo de todos los venezolanos.

Algunos hablan de que el desfalco sobrepasa los 20 mil millones de dólares. Y, por supuesto, toda esa masa increíblemente grande de dinero de Venezuela fue trajinada a muchas manos y bajo la complacencia de docenas de individuos del más alto nivel del régimen; un relajo de esas magnitudes jamás y nunca lo pueden hacer pasar por tanto tiempo y por tanta plata sostenido en el tiempo, sin que Maduro y el resto de su pandilla no estuviera encochinado con una parte bien importante del alijo.

Ese es el verdadero contenido de esa red de mafiosos, que en algún momento empezó a significar una fuerte competencia criminal para Maduro, Diosdado y Padrino. Dejando claro que ni allá en Venezuela ni en ninguna parte, el tema de hacer justicia y recuperar las enormes cantidades de dinero robado al país que alguna vez se recuperen, sea algo que esa gente se plantee como un problema.

Acá y allá todos contamos con calculadoras y podemos echar los números más inimaginables sobre lo que pudo hacer un país, con un gobierno decente, con tanto real.

Todos los venezolanos pudimos haber sido puestos al día en cuanto a nuestras prestaciones, salarios y pensiones en dólares. Una tremenda parte, por no decir que la gran mayoría del sistema eléctrico nacional pudo haber experimentado su verdadera y autentica recuperación.

Por eso, todos ustedes, que disfrutan tanto hablando de traidores y de traiciones a la patria, El Aissami, Maduro y el resto de sus compinches son los verdaderos y únicos que han traicionado, y muchas veces, a todo el país. Y no debemos dejar por fuera a la cabrona oposición, que ha bailado al son de la piñata de dólares para que guarde silencio y concurra a falsas elecciones.

Por eso Venezuela: ¡No te sigas dejando joder! Vamos a ponerle fin a esta VAINA!

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad del escritor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba