Opinión

¡El problema es usted!

Santos Luzardo / Venezuela RED Informativa.us

El título, al estilo venezolano, sería: «El problema eres tú». Ahí comienza todo, en una costumbre acentuada y acendrada de antivalores que cada culpable jura que le luce.

Luego, el problema nunca fue el mandatario de turno o el gobernante por usurpador o interino que sea o se llame. Ellos siempre fueron y serán la consecuencia, con todas sus barbaridades incluidas.

Los valores, que son tales, como consecuencia de una cultura evolucionada sobre principios aceptados en el mundo como buenos, edificantes, protectores, promotores y altruistas, son además, enseñados y recomendados por los grandes avatares de la humanidad. Todas estas razones, y más, dan fortaleza probatoria de la conveniente aceptación universal, que a la postre pudiéramos teorizar como el bien.

La debilidad de la carne, que refería Jesucristo, es la expresión más básica e instintiva del ser humano salvaje, sin cultura ni evolución, que solo se evita justamente autoimponiéndose con eficiente premura y constancia la estructura de valores señalados ut supra, porque siempre prevalecerán con facilidad asombrosa los antivalores del diablo, al punto que: «Toman la licencia por la libertad; la traición por el patriotismo, la venganza por la justicia», simplemente lo malo por lo bueno.

Pero he allí el «Nudo Gordiano». ¿Cómo someter las emociones y demás impulsos del sistema límbico al neocortical? Con la disciplina, la inteligencia y la fuerza estructurada.

Todas son voluntades ajenas al ignaro que todo destruye a su andar por la vida.

«Semejante a un robusto ciego que, instigado por el sentimiento de sus fuerzas, marcha con la seguridad del hombre más perspicaz, y dando en todos los escollos no puede rectificar sus pasos».

Ambas citas son, como saben, extraídas del Discurso de El Libertador ante el Congreso de Angostura, precedidas por una lapidaria profecía, sentencia de muerte sin ambages ni metáforas: «Todo pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción». Hoy nos tocó sufrir su verificación y consumación.

Así como el covid 19 se propaga, debería hacerlo la virtud, pero sé que escribo una falacia o utopía, solo en ese surrealismo podríamos corregir el entuerto de esos que llaman políticos, que son gigantes del mal, refrendados por la providencia para ser verdugos de quien comete el pecado capital de la ignorancia.

Le ocurrió al paladín de la gloria, que a pesar de que un día hízose a Venezuela pletórica de honor, quien pudo contra todo el poder de la fuerza militar extranjera, encontrándose solo en la lucha política sería vencido, sucumbiría entre los demagogos escogidos por los pueblos y refrendados por la providencia para esclavizar al pueblo venezolano, cual es y fue su estado social inherente a su idiosincrasia. «Un pueblo pervertido si alcanza su libertad, muy pronto vuelve a perderla».

Cuando la picardía, el pillaje, la caribería, la intriga, entre otras atrocidades, constituyan las maniobras como modus operandi del egoísmo y la ambición de los desalmados por ignaros, estaremos frente al precipicio social, pero cuando esas actitudes son justificadas y hasta apreciadas por sus autores y propiciadas y amparadas por quienes ostentan el poder, estamos en lo más profundo del abismo.

Así pues, cuando un grano de arena se junta a millones hacen un desierto con todo su infierno y desolación, aunque cada uno por sí sea insignificante y eso se crea en cuanto a su culpabilidad.

Quien haya entendido párese frente al espejo y júzguese, para que cualquiera que sea la sentencia sea el comienzo de su lucha por Venezuela, donde todos somos necesarios. Tenemos un llamado desgarrador de la Madre Patria a sus hijos y un papel insoslayable donde no vale caribería, ni picardía, esa de: yo no sabía, por ejemplo.

De la Orden de los Caballeros de Fénix

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto:

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios