El Fogón de la Editora

EL REY, GLADYS GUTIÉRREZ Y AL CAPONE

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Como aquel dicho que dice: rayas con rayas y manchas con manchas. Es decir: cada oveja con su pareja.

Más que feliz se siente el rey Felipe VI de España. Cuando la muchacha de servicio, expresidente del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela presenta credenciales como embajadora venezolana en el reino de España, casi brinca en una sola pata. Felipe, con muchísima alegría, fuera de todo protocolo, le comenta bien alto y fuerte: “Bienvenida, de nuevo su excelencia”.

El premio que le otorga Maduro a Gladys Gutiérrez por dos periodos consecutivos en el TSJ de Caracas es la embajada venezolana en Madrid. Ya Chávez, mientras ella hacía de cuidadora en ese país de los hijos del dictador, la tenía también como embajadora.

Así estará de destruido el servicio exterior venezolano que cualquier hampón es designado como embajador. Y, digo yo: ¿pa’ que más con la Gutiérrez en la embajada de Venezuela en España? ¡Basura con basura se confunde en un solo pipote!

Para la Corte de Madrid no hay ninguna diferencia entre Gladys Gutiérrez y un Al Capone. Para la Corte de España NARCODINERO es NARCODINERO. Igual, petróleo barato, abundante y negocios sucios de todo tipo con el régimen de Miraflores dan para cualquier cosa.

Total que en la península ibérica debe estar cada vez más podrida su casa real, su gobierno y su sistema bancario. Porque allá no hacen distingo ni diferencia alguna entre un funcionario de estado y una bandida al servicio de la judicialización de cualquier incriminación que tenga en mente el régimen de Caracas en contra de cualquier inocente.

Porque no debemos olvidar nunca. La Gutiérrez significó por muchos años corridos la expresión de las muchas infamias que el régimen de Maduro le inventó a cientos de venezolanos decentes para despojarlos de su libertad, de sus vidas y de sus más elementales derechos civiles y políticos.

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad de la escritora

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba