CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

El sistema eléctrico con saliva de loro pegado

A cinco años del gran apagón nacional del 7 de marzo de 2019 que asoló a toda Venezuela por seis días, el NARCO-RÉGIMEN de Miraflores continúa jugando a los carritos.

Miran pa’ otro lado, para ni tan siquiera interesarle ni en un poquito las más tremendas necesidades de todo el pueblo de Venezuela, al cual mantienen bajo arresto territorial dentro de nuestro propio país. Una Venezuela manejada y controlada por cubanos, iraníes y cuanta porquería que dé con el precio del alquiler.

Los enchufados de la oposición y los «fedecamareros» mamíferos cuentan con plantas de emergencia. Pueden pagar el combustible, disfrutan de aire acondicionado, neveras y buena vida en un país en donde si eres pana de quienes mandan, puedes hacer realmente lo que te da la gana.

El resto de los venezolanos, quienes forman la gran mayoría del país que ya es pobre, está en bancarrota. Ese vive sin luz, sin agua y con algún servicio para el que juntan lo que tienen para poder sobre pagarlo. Gas de cocina, el camioncito del agua, los datos de un internet huidizo.

Y si no es el “Niño”, o es la “Niña”, el imperio maluco con sus ataques fotónicos o la mismísima “Santa María” no hay otros responsables del mal de oscuridad en el cual tienen estos cavernícolas infestada a Venezuela.

La “cosa” nunca va, ni por el coño, por la robadora sin límites, sin control alguno ni identificación de los tantos y tantísimos millones que se han cogido cien veces para echar a andar al sistema de interconexión eléctrico nacional; hoy, mal pegado con saliva de loro.

Dejando bien claro que al país se le han ido más de 8 millones de cristianos; más de 8 millones del sistema eléctrico nacional. Venezolanos que ya no usan la luz de allá, no prenden un bombillo en el país, ni tienen funcionando ni neveras ni ningún televisor.

El país en tinieblas, como la capital de sus chulos, La Habana, la ciudad de las Muletas. Vea la tenebrosa imagen que ofrece cualquier satélite cuando panea nuestro territorio y al norte de la América del Sur, se pueden apreciar pedazos en negro, a oscuras total; como los que también se pueden apreciar en el Amazonas.

Por eso Venezuela: ¡No te sigas dejando joder! ¡Vamos a ponerle fin a esta VAINA!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba