El Fogón de la Editora

EN ESTADOS UNIDOS SER RICO NO ES MALO

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Nadie se puede creer, a estas alturas del siglo XXI, que unos atracadores de países enteros continúen repitiendo en serio aquella cantaleta de los sesenta de que “ser rico es malo”.

Que los pillos que le tienen hecho un hoyo la vida de nicaragüenses, cubanos, venezolanos o la pobre gente que vive en Corea del Norte, continúen con la demonización de la riqueza personal es un supremo acto de cinismo. Quienes controlan esos países son unos descarados hampones. Unos inmorales que se esconden detrás de unos embustes que ya nadie les puede creer, para vivir en el derroche y la vida más lujosa que se pueda imaginar, a punta de cosas robadas.

¡Por favor! Si es que no se tiene que hacer otra cosa que mirar los zapatos, los relojes, las carteras y pintas que llevan los individuos pegados al poder en Venezuela; cuando hace algo más de veinte años no eran más que unos perfectos indigentes.

Con echarle una miradita por encima a Cilia, a la Rodríguez, a Maduro o a cualquiera de los ladrones que explotan a Venezuela, es suficiente para llenarse de una potente rabia por todo lo que le han quitado al pueblo venezolano. Y, encima, vienen con el cuento del consumismo, la supuesta dignidad de la pobreza y mil sandeces más.

¡Y no es envidia, son ganas de hacer justicia! ¡Es temor a Dios! Yo lo que uso, lo que llevo y lo que manejo, lo he comprado trabajando, sin quitarle una puya a nadie. Y todos esos malvivientes nunca han hecho otra cosa que no sea cogerse lo que nunca ha sido de ellos, lo que le pertenece a todo un pueblo.

Y entonces, una que vive en este país, en América, te consigues que a los niños desde que son bien chiquitos les enseñan la importancia de tener. Los valores del trabajo honrado y del acceso colectivo a la riqueza. ¡Ese es el sueño americano!

Acá, en Estados Unidos, ser rico no es malo. Acumular objetos, valores, propiedades y bienes en general es bueno; es un símbolo de éxito y de capacidad personal para crear.

Lo que sí que es malo, acá o donde sea, es cogerse lo que no es de uno. Arrebatarle el fruto del trabajo a la gente honesta que lo suda, para que unos pocos disfruten lo que nunca han producido.

Acá y en donde sea, a eso se le llama robar. En el idioma que sea. No hay legislación, ni religión alguna que no pene y condene a cualquiera que tome lo que no es suyo.

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad de la escritora

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba