El Fogón de la Editora

EN SERIO

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Las encuestadoras en Venezuela se consiguen con un cómico en el camino. El Conde del Guácharo, Dr. Benjamín Rausseo, acaba de entrar a participar en el Concurso de Popularidad que está montando el cogollo de la oposición en el país, y sale arriba en las “encuestas”.

Y según sus encuestadoras, que “nunca” se equivocan, «Er Conde» va punteando en las supuestas preferencias de la gente que detesta a Maduro, pero que ni cree, ni soporta a toda la cuerdita de los viajes a México.

Lo cual no significa, ni mucho menos, que el pueblo venezolano realmente esté tomando en serio el Reality Show y vaya a participar en esas primarias, ni por el Dr. Rausseo ni por ningún otro. Lo que pone en evidencia es que un contador de chistes profesional tiene una lectura popular más seria que todos los payasos sin disfraz que actúan en el circo de la oposición. ¡Qué lamentable!

¡Tras décadas de exposición mediática, la gran mayoría de los individuos de la oposición no aguantan un empujón de la realidad!

Yo no me voy a meter en la discusión sobre si el Dr. Rausseo es o no una pieza del régimen para dividir a la inexistente oposición en Venezuela. Solo digo, como casi toda Venezuela, que de ese saco de gatos el país ni ha sacado, ni sacará, algo que valga la pena si realmente quiere deshacerse de la dictadura, de las fuerzas extranjeras que ocupan a Venezuela, de los enchufados que la saquean a diario y del sufrimiento que padecen las grandes mayorías de mi país.

Yo lo que sí digo es que ni María Corina ni Rosales ni Pérez Vivas, ni ninguna otra de esas joyitas que lleva añales diciendo que hacen sin hacer realmente algo bueno por nuestro país, dicho por sus propias encuestadoras, son tomadas más en serio en Venezuela que el Conde del Guácharo en su rol, nuevamente, de político.

No me extraña que la oposición venezolana no quiera que la gente reflexione en eso. Es más fácil acusar al régimen de estarle saboteando la fiesta. El asunto es que el venezolano lo sabe, lo tiene claro: ¡Con ellos ni para misa de seis!

Y la razón salta a la vista, el Dr. Rausseo consigue lo que quiere: hacer reír a la gente.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba