El Fogón de la Editora

ENTRE MAFIAS

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

A la Venezuela decente y pasando necesidades, la cuerdita de Juan Guaidó, Julio Borges, Leopoldo López y el resto de los administradores de las extintas franquicias que son hoy en día los partidos políticos venezolanos, le robaron las ayudas y todos los reales que el mundo libre juntó para salir del régimen de Maduro. Ya todos lo sabemos: desplumaron a la CITGO, se cogieron todo lo que les dio la gana en MONÓMEROS y revendieron los medicamentes enviados al pueblo venezolano en las calles de Cúcuta, que se sepa…

Con el embuste de salir a salvar a Venezuela, le metieron la mano en los bolsillos a un gentío. Pero son tan, pero tan malosos que incluso, Jorge Rodríguez, uno de los peores pillos del régimen, les llama farsantes y mentirosos. Rodríguez, que es una de las principales joyitas de ese desastre, acusa a los eternos negociadores de México de no cumplir con los acuerdos entre ellos firmados.

El régimen se quedó vestido y alborotado, esperando el acceso a los más de 4 mil millones de dólares represados en cuentas internacionales a nombre de la República de Venezuela. Mientras que los otros angelitos de la oposición perdieron la capacidad de robarse esa plata; mucho menos ponérsela en los bolsillos al régimen.

Por eso, Rodríguez, que es un bandido con muchísimos años de dilatado prontuario, está furioso. Acusa a la oposición viajera de no tener palabra, de no tener honor. Pues, antes que “algunas cosas” cambiaran, ellos estaban muy convencidos de poder repartirse ese nuevo botín.

Y también es el caso que el muy complaciente Departamento de Estado de este país con la dictadura venezolana, se quedó mocho para ayudar a ambas bandas a recuperar los 4 mil millones de dólares. La última y más reciente intervención del Congreso Federal dejó a la Administración Biden con alcance solo del petrolero, en cuanto al asunto Venezuela.

¡Una que ganó el país, otra que perdieron los hampones del régimen! Y, por cierto: otro desliz de Jorge Rodríguez, quien se tomó muy en serio aquello que dice que entre delincuentes lo único que existe es la palabra empeñada.

Ya vemos: ¡La oposición de Venezuela ni para el régimen ya es confiable!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba