Opinión

Estados Unidos, ¿guardián de las Américas?

Edgard Simón Rodríguez / Venezuela RED Informativa.us

Estados Unidos de América debería retomar el espíritu de la Doctrina Monroe, en beneficio no sólo de su propia seguridad, sino también de todo el continente. El devenir de los hechos políticos, sociales y militares del mundo actual amerita que además lo haga con carácter de urgencia.

A quién tiene los Estados Unidos de enemigo en territorio de los países vecinos, a unas fuerzas políticas democráticas? A movimientos políticos o partidos políticos democráticos que representan valores? No desgraciadamente. Estados Unidos debe ayudar a los países de la región a liberarse de una organización criminal transcontinental y multipolar, que tiene entre sus miembros a enemigos declarados de los Estados Unidos como lo son Rusia, China e Irán, con adición de los grupos subversivos y terroristas del Medio Oriente, como Hamas y Hezbollá, entre otros, y de las FARC y el ELN con asentamientos en Colombia y Venezuela. Y es que Rusia, China e Irán, tienen por objetivo nivelar su posición geoestratégica en relación a Estados Unidos en este continente y para esto cuentan con el apoyo de una gran plataforma criminal como lo es el Foro de Sao Paulo y el Foro de Puebla, conglomerado financiado de forma ilícita por algunos Gobiernos y por los propios carteles del narcotráfico.

En este sentido, quiero citar una reciente reflexión que en un conversatorio me hizo mi amigo Ron Aledo, ex analista de la CIA y el Pentágono, y es el hecho que desde la presidencia de Bill Clinton, la CIA perdió el liderazgo que se le había dado en Latinoamérica, pues se pensó que luego de la caída de la Unión Soviética, no era necesaria ya la lucha contra el Comunismo en la región, porque se creía erróneamente que esa lucha había terminado. Se le dio a la CIA un papel secundario y se dejó a la DEA haciendo las labores correspondientes contra el narcotráfico. Pero esta Agencia del Gobierno es especialista únicamente en el área de narcóticos, pero no en el combate contra el Comunismo, ni son especialistas en el plano y juego políticos.

Para luchar contra el Comunismo, se necesita trabajo de Inteligencia y Contrainteligencia. Se requiere neutralizar, como en toda guerra, las acciones del enemigo, y para eso se requiere acceso a información privilegiada y de Estado, para poder luego elaborar las estrategias que garanticen efectividad y victoria.

Gracias al trabajo de la CIA en Latinoamérica, se pudo neutralizar al Che Guevara y su guerrilla (pandilla de asesinos) en Bolivia, y deponer a Salvador Allende en Chile, solo por citar dos casos concretos.

En mi opinión, Estados Unidos debe promover la liberación de los países oprimidos por el fantasma del Comunismo, para lo cual debe desplegar a la CIA en la región, en trabajo conjunto con la DEA, junto a los sistemas judiciales, de seguridad e inteligencia, de los Gobiernos Democráticos (los pocos que quedan), y en enlace con los nuevos espacios de lucha internacional contra la extrema izquierda, que están surgiendo, por ejemplo, como el Foro de Madrid y otras iniciativas de similar naturaleza en el hemisferio.

Esta labor debe perseguir proteger la seguridad nacional de los Estados Unidos, baluarte de la Libertad y la Democracia, teniendo en cuenta que la coalición Intercontinental de Rusia, Irán y China, tienen en Cuba, Nicaragua, Bolivia, Chile, Perú, Argentina y Venezuela, un amplio teatro de operaciones y apoyo logístico, diplomático, financiero, político y militar.

Y es que no tiene sentido expandir la OTAN alrededor de Rusia, cuando Rusia se expande libre e impunemente en toda Centro y Suramérica.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba