CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

FONDELI

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

La Venezuela del sueño de la supuesta burbuja de crecimiento y prosperidad ya se despertó.

Un estado destartalado, con reservas operativas internacionales que llegarán escasamente a los mil millones de dólares, no le da para seguir hablando más pendejadas a Maduro sobre sus “supuestos” e imaginarios éxitos en la conducción de la economía nacional.

Una economía en general que nunca termina de arrancar, con unos sueldos de hambre con los cuales no se cubren ni tan siquiera las necesidades más elementales de los trabajadores en Venezuela, que ni aumentan, ni empujan, ni muchísimo menos significan un impulso interesante sobre la demanda agregada nacional.

Tampoco es que Maduro sea, ni mucho menos, un premio Nobel de Economía, como quiere hacernos creer. Él no es más que un colombiano ladrón, compinche de los dictadores más fracasados en esa materia, a todo lo largo del mundo.

Y la verdad es que la descomunal conflictividad que han protagonizado los trabajadores y empleados del aún gigantesco sector público de Venezuela, solo se puede arreglar con dinero. Y dinero, justamente, es lo que no tiene el régimen en sus cuentas de gobierno.

En plata robada, en dinero lavado de la venta de drogas, en el producto del reparto de la cochina de los inmensos alijos de minerales estratégicos, en oro, en diamantes y en piedras preciosas que se extraen y se llevan del país sus socios todos los días, seguramente tienen muchísima plata guardada. Pero eso será solo en sus cuentas personales o a nombre de sus tantísimos testaferros.

Y como no son fondos de la tesorería del estado, simplemente no existen como recursos reales para atender las demandas laborales o, por ejemplo, para inyectar dólares frescos en una economía de funcionamiento artificial. En una economía en la que ya ni tan siquiera se mueve en bolívares. Que ya nuestra moneda oficial es solo un remoto referente contable, pero sin uso real ni para comprar un kilo de arroz.

Y que sepamos, entre todos los ladrones y Alí Baba, aún no tenemos noticias sobre la creación del Fondo del Delito (FONDELI). Una especie de polla, de vaca, que le pudiera permitir a la MAFIOCRACIA de Miraflores utilizar los reales que le han robado a la nación, aunque sea para atender por un solo día, la demanda de divisas requerida por el sistema económico nacional. ¡Para la creación de ese fondo, habría que esperar ese milagro acostado y viendo televisión!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba