CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

¡Hablemos claro y raspao!

La pandilla de maleantes del régimen bolivariano consiguió juntar, a punta de petróleo a precios de gallina flaca y de dinero, al mismo grupito de países de siempre, aguantadores de lo ajeno, en la capital de Colombia, Bogotá.

Todos haciendo barra para que Norteamérica desmonte las sanciones sobre el NARCO-RÉGIMEN venezolano, incluida la mismísima actual administración de los Estados Unidos de América; lo nunca antes visto.

Inédito: el gobierno norteamericano protesta en Bogotá en contra de acciones y medidas impuestas por el propio gobierno norteamericano. ¡Ojalá que no le dé también por quemar banderas de su país! Espero que recuerden: quemar la bandera americana es un terrible delito que se persigue a través de todo el mundo.

Pero ya tienen bastantes problemas con tener que explicar el kilo de estopa que significan sus contradicciones en política exterior hemisférica, tanto al pueblo como a los norteamericanos.

Porque hay que echarle un camión para entender cómo es que va todo esto. Por una parte la Administración Federal exige al dictador venezolano la realización de elecciones libres, para desmantelar las sanciones. Pero, sin embargo, “olvida” pedir la eliminación del uso de las máquinas de votación, pues es dentro del sistema donde se cocinan los fraudes electorales.

Tampoco solicita cambiar a los árbitros electorales, una pandilla de individuos corruptos y bandidos que funcionan para el régimen. Ni tampoco meterse en el registro de votantes que cuenta con cientos de miles de muertos, individuos de 125 años, un tercio del país en cualquier parte del mundo.

Ah, pero eso sí: los negociadores tanto de la falsa oposición del régimen como del Departamento de Estado solicitan a Maduro que acepte la observación de la UE en los comicios. No importa que la mayoría de sus miembros sostengan unas impecables relaciones comerciales con el régimen de Caracas; por cierto, totalmente inmorales y en perjuicio del patrimonio de todos los venezolanos.

Mientras tanto, mientras nada de eso ocurre, y ni va a ocurrir, la empresa petrolera norteamericana CHEVRON ha asumido el rol de la nueva PDVSA post-PDVSA en Venezuela. Y extrae y produce y moviliza miles de barriles del crudo y del gas de todos los venezolanos que salen diariamente de nuestros llenaderos, sin control alguno, y se pagan con dinero en efectivo; facilitándole a quienes se han apropiado fraudulentamente del poder en Venezuela, todas las posibilidades para que lleven a cabo el más colosal robo nunca antes visto en los anales del saqueo de territorios o de países enteros conquistados, en cualquier época y lugar del mundo. ¿Qué tal? Como ven, puros lanzamientos en una sola dirección.

Presidente Biden arrime una para el mingo del pueblo y descongele la cuenta de Chávez en el banco Espíritu Santo de Portugal para transferirla a los niños desnutridos, a los enfermos y trabajadores. ¿Se atreverá?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba