El Fogón de la Editora

¡HABRÁSE VISTO!

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Ni acá en Estados Unidos, ni allá en Venezuela, ni en muchos otros lados terminamos de entender que, para que nuestro país avance, el gobierno norteamericano tiene que “aliviar” las sanciones y restricciones montadas por la Administración Trump, en contra del HAMPONATO que controla Venezuela.

Porque resulta que otro de los “sobrinitos” de Cilia Flores, con medidas y orden de captura por lavado de dinero y tráfico de drogas, es perdonado de todas sus culpas, por instrucciones del gobierno de Joe Biden. Es decir: ahí no pasó nada y ¡disculpe por las molestias, señor!

Un “angelito” que lleva años haciendo hasta para vender, con toda seguridad pegado a los otros sobrinitos de la doña que están pagando pena en una cárcel federal por los mismos delitos; resulta ahora que nunca ha hecho ninguna travesura en su vida. Puede venir a Estados Unidos, cuando así lo desee, a disfrutar de sus activos adquiridos con dinero sucio y plata robada a los venezolanos, porque aquí nunca ha pasado nada. ¡Increíble!
\
Eso mismo está reclamando el régimen de Caracas, pero para Alex Saab, la otra joyita de Maduro. Con más historias que un libro de cuentos, Miraflores “exige” que lo siente en la mesa de negociaciones con la oposición a este fulano, que, según ellos, es diplomático venezolano. Y hasta puede sea verdad: ¡en Venezuela cualquier traficante es gobierno!

No me extrañaría ver al paisano de Maduro en cualquier momento sentándote en la Oficina Oval, tomando café con Joe Biden y Kamala Harris. Todos ellos hacen de cualquier disparate, algo posible.

Alguien me decía en estos días que esto que ocurre son “cosas de la alta política”. Y, de verdad, yo no me lo creo. Por eso me quedo con el senador Marco Rubio, quien no se ha movido ni un centímetro de la posición de decencia y dignidad que acompañaron y dieron razón de ser a todas las medidas que Donald Trump tomó en contra del régimen en Venezuela.

La alta, la media y hasta la baja política en el siglo XXI no solo está ocupada y preocupada del asunto del género, la diversidad sexual y las preferencias de los seres humanos en cuanto a la búsqueda de sus parejas. La política, la verdadera política en estos tiempos que corren, está más y más consustanciada con lo que se debe hacer. Como lo ético. Con los valores en que se mueven las sociedades de hoy en día.

En caso contrario, como resulta en “este” caso, decisiones como “esta”, en cambio, están más conectadas y más pegadas a la parte más sucia del mundo actual. ¡El que entendió, entendió!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba