El Fogón de la Editora

HAY QUE PEDIR CUENTAS A LA ADMINISTRACIÓN DE BIDEN

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Yo me pregunto: ¿A cuáles sanciones se referirá Maduro que aún la administración de Joe Biden no ha levantado en contra del régimen en Venezuela? Que yo sepa lo único que le queda pendiente por complacer al señor Blinken, es quitar la foto con las órdenes de captura de la página de la DEA, donde se ofrecen recompensas por Maduro, Diosdado, Padrino y un gentío más de las joyitas bolivarianas.

Como es conocido, la administración de Biden ha sido muy dadivosa con aquella gente. Todo lo que ha querido el régimen de Caracas, les ha sido concedido. ¡Pidan por esas boquitas y se les dará, sinvergüenzas!

La actual gestión de Biden ha dado todo, pero a cambio de nada. ¡No se entiende!

Me pregunto ¿los trabajadores y pensionados en Venezuela ya están cobrando acaso sus ingresos en dólares ajustados a la devaluación del bolívar? ¿O la espantosa crisis de hambre y falta absoluta de poder llevar una vida decente ya no existe en el país? Es decir, ¿familias completas, como si fueran nómadas de la prehistoria, no tienen necesidad alguna de huir espantadas de Venezuela poniendo a riesgo sus vidas, para ver dónde pueden llevar una existencia normal?

¿O será que ya la mitad del país cuenta con luz eléctrica, al mismo tiempo que la otra mitad se mantiene iluminada? ¿Los presos políticos, civiles y militares, ya están todos en sus casas? ¿Los reales que todos los días se pagan por el crudo, el gas y los minerales que salen del país ya están entrando a las cuentas del Banco Central para que sostengan los hospitales, las escuelas, las universidades y los programas sociales que necesitan tanto los venezolanos?

Informo que le enviaré este articulo a los senadores y congresistas del Partido Republicano con el fin de que promuevan una investigación sobre la actuación de la Chevrón y otras empresas en Venezuela.

Yo veo solamente a un Departamento de Estado entregándole al régimen que mantiene destrozada a Venezuela todo lo que el dictador Maduro pide, a cambio de humo y promesas poco probables de cumplir, por parte de una gente que no cumple ni años.

Sigo sin conocer qué le falta por entregar al Departamento de Estado de Estados Unidos, país del cual yo también soy ciudadana, que satisfaga al narco-régimen de Miraflores, para que cumpla con los venezolanos. Este año, electoral en Norteamérica, también será el tiempo de pedirle cuentas a quienes desde la Casa Blanca hacen muchas cosas por los pillos de Caracas, a cambio de que unos pocos hagan fortunas con los hidrocarburos baratos que salen de Venezuela.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba