Opinión

Horrores de una persecución coordinada desde la Dirección General de Contra Inteligencia Militar (DGCIM)

Carlos Rosales / Venezuela RED Informativa.us

El 24 de julio de 2022 con los sentimientos a flor de piel, una fecha que estampa una huella imborrable para la ciudadana ANAHIS DEL SOL SÁNCHEZ, quien forzosamente decide junto a una de sus nietas abandonar su pais, durante más de un (01) año fue vigilada por los organismos de seguridad e inteligencia del Estado Venezolano, un seguimiento casi permanente, Anahis evitaba preocupar a los demás integrantes de su familia, aparentando ignorancia ante los funcionarios que la seguían, incluso haciéndoles creer a sus perseguidores que ella no sabía que la vigilaban, fue una manera hábil para no quedar al descubierto.

El hostigamiento psicologíco y aterrador que afectó su sensibilidad personal, como consecuencia de las publicaciones de su hija Anny Antonieta Chávez Sánchez, quien desde el exterior, se afilia a la agrupación opositora en resistencia denominada «Fuerza Pública en el Exilio», cuyos contenidos exhibidos en el portal blog la «Protesta Militar», hacen referencia a elementos sensibles, que revelan conexiones del régimen de Nicolas Maduro en actividades irregulares, así como miembros del Alto Mando Militar en el tráfico de sustancias ilícitas, razón por la cual los organismos de inteligencia desplegaron diversos dispositivos de seguimiento, especialmente en los alrededores de la residencia de la ciudadana Anahis del Sol Sánchez, e incluso el comisario general Douglas Rico giro instrucciones a las delegaciones del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalisticas (CICPC), en el estado Carabobo, con la determinación que estas instancias permanezcan alertas, para actuar y de ser necesario, procedan con la localización y en consecuencia la detención de su hija, es decir, pretender la aprehensión de la ex funcionaria Anny Antonieta Chávez Sánchez, quien huyo del país el 19 de julio de 2018, y a su vez integraba el equipo de confianza del ex-policia Óscar Alberto Pérez, siendo este otro de los elementos que ha generado motivadas expectativas en los investigadores, quienes han estado atentos para verificar si regresa al país, aún más por la existencia de su primogénita, una menor que junto a su abuela Anahis lograron abandonar el territorio venezolano.

En este sentido es relevante destacar que el padre de la menor quien presta servicios casualmente para el CICPC, ha recibido instrucciones del máximo Jefe de la Policía Científica, convirtiéndose en un cooperador de las directrices del régimen, incluso actuando con premeditación mediante engaño y manipulación, valiéndose de su condición de funcionario público, además por ser el progenitor de la niña, ha pretendido hacer uso de la menor para forzar a la madre en su sensibilidad de progenitora, se vea obligada a regresar al país, con la clara intención de secuestrarla. Cuya práctica es parte de la agenda de torturas sistemáticas que se aplican en Venezuela contra los perseguidos por razones políticas, tal como lo revelan las conclusiones del último informe, de la Misión Internacional Independiente de determinación de los hechos, que se han investigados por violaciones a los Derechos Humanos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba