Cuando el Río Suena

Huele a guiso en la Revolución

Glenda Romero / Venezuela RED Informativa.us

El nuevo ministro de Industria y Producción Nacional, Hipólito Abreu, es un sindicalero que está encargado de administrar el traspaso de las empresas del Estado, hacia los sectores privados. ¡Zamuro cuidando carne! Y es que en la revolución, los jerarcas de la izquierda exquisita se están frotando las manos, en la aventura del lavado, a propósito del llamado del régimen a comprar acciones, les atrae la minería, las empresas mixtas y alguna porción, así sea pequeña, de la CANTV y CORPOLEC, blanqueando todo lo que daba ser blanqueado.

Otros chavistas pesados, eligieron las empresas socialistas, quebradas por el régimen, como es el caso del revolucionario Alejo Hernández Acosta, quien empaqueta y exporta al estilo de Lorenzo Mendoza.

Hernández ha apoyado “con sacrificio” la pesca, las vacas, los fundos, para convertirse en terrateniente y ganadero súper millonario, gracias a Chávez y a los favores de Castro Soteldo que las traspasó a manos privadas y a la absolución de Jesús Farías.

Ya Maduro lo dijo: “De la Corporación Venezolana de Guayana me encargo yo, sobre todo ahora que vienen nuevas inversiones”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: